Según informaciones de la revista Der Spiegel

La Alemania de Angela Merkel se plantea seriamente la salida de Grecia del euro

El Gobierno alemán ve “inevitable” que Grecia deje la moneda única si Syriza gana los comicios del próximo 25 de enero

La Alemania de Angela Merkel se plantea seriamente la salida de Grecia del euro
Angela Merkel

El Gobierno alemán ve «inevitable» una salida del euro de Grecia si el próximo día 25 gana las elecciones el partido izquierdista Syriza con su propuesta de reestructurar la deuda.

El globo sonda llegó a través del semanario Der Spiegel, que añade que ese escenario sería, a ojos de Angela Merkel y sus más estrechos colaboradores, «manejable». —Ehemaliger EU-Währungskommissar: Rehn will griechische Schuldenlast reduzieren

Los representantes de la cancillería no desmintieron la noticia.

La revista Der Spiegel apoya su información en «círculos del gobierno» que sostienen que tanto la canciller, Angela Merkel, como el ministro de Finanzas, Wolfgang Schäuble, ven ahora viable una salida de Grecia del euro.

Eso implica un cambio de la posición alemana que se debe, según Der Spiegel, a que los progresos que se han hecho en la zona euro desde el punto álgido de la crisis, en 2012, hacen que el peligro de contagio haya disminuido considerablemente.

Considera que los planes de saneamiento de Portugal e Irlanda han tenido éxito y además ahora se dispone del MEDE como un mecanismo efectivo de rescate.

La cancillería y el ministerio de Finanzas no han querido confirmar ni desmentir las informaciones de Der Spiegel.

Hace unas semanas, Schäuble había advertido de que un abandono de las reformas en Grecia dificultaría la situación y subrayó que los acuerdos de Atenas con la UE seguirían vigentes aún en el caso de un cambio de gobierno.

SEGUNDO AVISO

Alemania ya situó a Grecia muy cerca de esa tesitura en 2012, «tan cerca que la última puerta antes de la salida estuvo ante nuestras narices», aseguraría más tarde el hoy presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker.

Ya entonces las turbulencias sacudieron todo el continente, y con particular violencia a la periferia y a España.

La calma solo volvió gracias al activismo del Banco Central Europeo, y después de que la propia Alemania se convenciera de que los costes de esa salida serían demasiado elevados.

Berlín ha metido en el cajón los informes que hablaban de una depresión en Europa si la salida de Grecia del euro toma cuerpo -por el efecto contagio: las dudas acerca de otras posibles salidas y su traslación a los costes de financiación de la deuda pública en el Sur-, y vuelve a pensar que podría gestionar esa posibilidad sin sobresaltos.

Al cabo, el PIB griego apenas supone el 2% del de la Unión. Los analistas, sin embargo, recuerdan que la deuda externa del país supera los 300.000 millones de euros. Buena parte de esa cifra está en manos de los socios europeos.

Alemania posee 65.000 millones; España, en torno a 25.000 que, a este ritmo, pronto habrá que empezar a contabilizar en la casilla de potenciales pérdidas.

 

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído