A SEGOLENE VINSON LA DEJARON VIVIR PORQUE ES MUJER

El escalofriante relato de los supervivientes de ‘Charlie Hebdo’: «Creíamos que era una broma, hasta que la sangre comenzó a fluir»

Los dos hermanos dispararon su fusil AK-47 al grupo, y abandonaron el lugar al grito de "¡Allahu Akbar!", "¡Alá es Grande!"

Segolene Vinson puede contarlo porque es mujer, y los fundamentalistas lo tienen muy claro al respecto: nada de niños ni mujeres sacrificados.

Le pusieron un revólver en la cabeza, -antes de asesinar con su fusil AK-47 a sus colegas y abandonar el lugar al grito de «¡Allahu Akbar!», «¡Alá es Grande!»-, y le ordenaron que se conviertiera al Islam:

«Yo no te mato porque tú eres una mujer y nosotros no matamos mujeres. Pero debes convertirte al islam, leer el Corán y vestir velo».

EL RELATO DE LOS HECHOS

El relato de lo acaecido en esa jornada trágica del miércoles 7 de enero de 2015 en la sede la revista parisina ‘Charlie Hebdo’, pone los pelos de punta.

Da cuenta del testimonio de dos de los supervivientes ‘Infobae‘, con todo lujo de detalles.

Otro de los supervivientes de la escena de terror fue su colega Laurent Leger, otro periodista.

UNA BROMA

Ironías del trágico destino. Al tiempo que imaginaban el próximo capítulo humorístico de Charlie Hebdo, y mientras las risas hacían eco en la redacción por la ocurrencia de los presentes, todos creyeron que la irrupción de dos hombres totalmente vestidos de negro, con sus caras ocultas y dos armas de fuego, también se trataba de una puesta en escena cómica. 

«Creíamos que era una broma, que eran petardos», contó Leger. Incluso, al oír los estruendos asesinos muchos reían, creyendo que todo se trataba de una mentira. Hasta que la sangre comenzó a fluir y a inundar el piso de madera. «Después escuchamos pasos. La puerta se abrió. Un hombre gritó ‘Allahu Akbar'»,

agregó el periodista testigo directo de la pesadilla.

«Gritaron el nombre de Charb (Stephane Charbonnier, editor en jefe), sí. Pero después de eso comenzaron a disparar al grupo».

Leger reconstruyó ese momento cúlmine de su vida: saltó detrás de una mesa para ocultarse y «escapar de los ojos» de los terroristas.

Luego de esa feroz mtanza, uno de los terroristas le dijo a otro que creía que habían matado a todos, salvo a la mujer, en referencia a Segolene Vinson.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído