UN MILLÓN Y MEDIO DE PERSONAS EXPRESA SU REPULSA

«Yo soy Charlie»: París se queda afónico con su grito contra el terror yihadista y por la libertad

Marcha sin precedentes tras los atentados de esta semana en Francia, a la que han acudido dirigentes políticos venidos de todo el mundo

Una manifestación multitudinaria, de más de un millón y medio de personas, y en la que participaron una cincuentena de líderes políticos mundiales, ha colapsado este domingo 11 de enero de 2014 las calles de París en una impresionante muestra de repulsa contra el terrorismo y a favor de la tolerancia y la libertad de expresión.

La marcha convocada para reivindicar los valores de la República francesa ha estado encabezada por las familias de las 17 víctimas en los atentados yihadistas de esta semana en Francia y por casi 50 dirigentes políticos venidos de todo el mundo.

LA MARSELLESA

En silencio, cantando la Marsellesa y a menudo entre aplausos, los participantes han abogado por la solidaridad y la tolerancia frente a un terrorismo que ha traumatizado esta semana a la sociedad gala, por los tres atentados cometidos por supuestos yihadistas, abatidos el viernes por las fuerzas especiales francesas en sendos asaltos.

«Yo soy Charlie»

Durante el recorrido ha sido constante el recuerdo para los doce fallecidos en la masacre del miércoles contra el semanario satírico francés Charlie Hebdo y muy numerosos los carteles que reproducían el ya emblemático lema «Yo soy Charlie».

«Yo soy Charlie, soy policía, soy árabe, soy judío, soy francés» se leía en otros carteles durante la marcha que recorrió el centro de París, en referencia a que las víctimas de los ataques fueron periodistas, dibujantes, policías y miembros de la comunidad judía.

A las 15.30 hora local (14.30 GMT), con un retraso aproximado de media hora respecto al horario previsto, partieron en esta manifestación calificada de histórica miles y miles de personas que se han echado a las calles de la capital francesa.

Participación masiva

Aunque la salida estaba prevista desde la plaza de la República, la gran afluencia de gente hizo que los dirigentes y las víctimas abriesen la manifestación cientos de metros más adelante, en el bulevar Voltaire.

Poco después, se ha guardado un respetuoso minuto de silencio y el presidente de Francia, Francois Hollande, saludó uno a uno a los líderes presentes, entre ellos el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, y el presidente palestino, Mahmud Abbas, además de los jefes de Gobierno de España, Mariano Rajoy, el Reino Unido, David Cameron, y el de Italia, Matteo Renzi, entre otros.

Viñetas de Charlie Hebdo y muchos mensajes a favor de la tolerancia han acompañado la marcha, al igual que unas impresionantes medidas de seguridad muy visibles en toda la ciudad.

5.500 agentes de seguridad desplegados
Más de 2.200 policías han sido desplegados en calles y tejados de la capital parisina para garantizar la seguridad, hasta un total de 5.500 -incluidos 1.350 militares- que vigilan todo el área de París.

A la espera de las cifras oficiales que facilite el ministerio del Interior, el coordinador de la marcha por el gobernante Partido Socialista, François Lamy, ha asegurado que la manifestación antiterrorista ha reunido a entre 1,3 y 1,5 millones de personas.

«¡Fantástica Francia! Me dicen que seríamos entre 1,3 y 1,5 millones en París», escribió Lamy en Twitter.

París no se queda sola

De forma paralela, en el resto de Francia hubo también numerosas manifestaciones contra el terrorismo. En todo el país, Interior ha calculado que han salido a la calle 3,7 millones de personas.

Una de las ciudades en las que el respaldo popular fue más numeroso fue Lyon, en el este, donde unos 200.000 ciudadanos, según cifras provisionales, se echaron a la calle en una protesta que cubrió cerca de siete kilómetros.

La manifestación en París, según el Ministerio de Interior, «no tiene precedentes».

Te puede interesar

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído