El facineroso ametralló un debate sobre libertad de expresión e islam y después asesinó a un chico en una sinagoga

La policía danesa mata al fanático islámico que había aterrorizado Copenhague

Los agentes acaban con la vida del criminal que estuvo detrás de dos ataques en los que han muerto dos personas en cuestión de horas

La policía danesa mata al fanático islámico que había aterrorizado Copenhague
El terrorista islámico de Copenhague. PD

La pesdilla continúa y sólo concluirá cuando en Occidente asuma su responsabilidad y opte por darles a los malos lo que se merecen.

Dinamarca ha vivido horas de terror. La policía de Copenhague ha matado esta madrugada, 15 de febrero de 2015, al  autor de los dos tiroteos de las últimas horas en la capital danesa en los que han muerto dos personas y cinco más han resultado heridas.

Según ha explicado el inspector jefe Torben Molgaard Jensen en rueda de prensa:

«Asumimos que es el mismo responsable el que está tras ambos incidentes y también asumimos que el sospechoso abatido por la Policía en la estación de Norreport es la persona responsable de estos asesinatos».

El facineroso ha sido abatido en el barrio de Norrebro de la capital danesa, cercano a los escenarios que registraron dos tiroteos en menos de 24 horas.

Jensen además ha señalado que no hay indicios que apunten a que haya más de un responsable de estos atentados contra una sinagoga y contra un acto a favor de la libertad de expresión.

La madrugada de este domingo Copenhague sufrió su segundo tiroteo después del registrado en el centro cultural. Un hombre disparó en la calle Krystalgade, cerca de la sinagoga más importante de la capital danesa matando a un hombre que recibió «varios» impactos de bala en la cabeza, de acuerdo a la policía.

Dos agentes fueron heridos en un brazo y una pierna. El agresor huyó a pie, lo que hizo que las autoridades desplegaran un gigantesco operativo que se extendió durante las primeras horas del domingo.

Este atentado terrorista hizo que la principal estación de trenes del país, en el centro de la ciudad, fuera evacuada.

Horas antes, por la mañana del sábado, un individuo había disparado contra las decenas de asistentes a un debate sobre la libertad de expresión y la blasfemia, que incluía un homenaje a la revista satírica francesa Charlie Hebdo.

El dibujante sueco Lars Vilks, autor de caricaturas de Mahoma, y el embajador de Francia en Dinamarca, François Zimeray, que participaban en el acto, resultaron ilesos.

El debate se celebraba a media tarde en un centro cultural de la capital danesa, cuando el terrorista disparó varias ráfagas a través de las ventanas y la puerta del local. El embajador Zimeray ha contado así lo ocurrido a un alto cargo del Ministerio francés de Exteriores, que ha trasladado la versión a este periódico:

«Yo estaba allí para hacer una síntesis, un resumen, del debate a celebrar. Todo transcurría con normalidad y, de pronto, han empezado a disparar. Creo que con fusiles. La gente empezó a tirarse al suelo. Yo me metí debajo de la mesa. Calculo que dispararon medio centenar de tiros. Algunas de las personas quedaron heridas muy graves. Enseguida me fui a una habitación interior y envié un tuit para decir que estaba bien».

Las autoridades aún no han dado a conocer la identidad del fallecido, un civil de unos 40 años. Al evento, según contó el embajador, asistían sobre todo miembros de organizaciones no gubernamentales y periodistas.

Uno de los heridos graves es policía y los otros dos, agentes del servicio de seguridad que protegían el exterior el centro cultural donde discurría el acto, en el centro cultural de Krudttonden, ubicado al norte de la capital.

El evento había sido convocado bajo el título «El arte, la blasfemia y la libertad de expresión» por el Comité Lars Vilks, la organización de apoyo al diseñador.

El dibujante, según explica la web del Comité Lars Vilks, había elegido la fecha del evento porque fue un 14 de febrero cuando se emitió la fatwa contra el escritor británico Salman Rushdie a raíz de la publicación de su novela Los versos satánicos.

El fanático islámico es un varón de entre 25 y 30 años, de complexión atlética, alrededor de 1,80 de estatura y «rasgos árabes».

El tipo llevaba un arma automática y un pañuelo palestino amarillo, naranja y rojo al cuello, con el que se cubría parte del rostro.

Te puede interesar

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído