DOS MUERTOS EN UN CENTRO CULTURAL Y UNA SINAGOGA

El terrorista islámico de los atentados en Copenhague salió de la cárcel tras atacar un tren con un cuchillo

El fanático de 22 años, nacido en Dinamarca, mató a un cineasta danés y a un joven judío en dos ataques

El autor de los dos atentados ocurridos en las últimas 24 horas en Copenhague, en los que murieron dos personas, era un joven de 22 años nacido en Dinamarca y del que no se tiene constancia de que no hubiera viajado a países en conflicto como Irak o Siria.

El criminal, que fue abatido esta madrugada tras una persecución policial de varias horas, era conocido «por actividades criminales relacionadas con violaciones de las leyes de armas y actos violentos», además de en el ambiente de las bandas de delincuentes de la capital danesa.

El terrorista Omar Abdel Hamid El Husein nació y creció en Dinamarca hace 22 años, es un inmigrante de segunda generación. Los testigos en el centro cultural le escucharon hablar en perfecto danés.

No se puede decir que fuera muy discreto en su apariencia. En la primera foto que hizo pública la Policía danesa tras el primer tiroteo, se veía a un individuo con ropas oscuras que caminaba embozado en una bufanda de color burdeos y un gorro del mismo color, cuando se dirigía con un arma larga automática dentro de una bolsa hacia el centro cultural Krudttønden, que en danés significa «El Barril de Pólvora».

Para atentar en la sinagoga, vistió un anorak gris claro con bandas de colores. El terrorista tenía antecedentes criminales por violencia, pertenencia a banda armada y tenencia ilícita de armas.

Había acuchillado a un hombre en 2013.

ATAQUE A CUCHILLO

Omar Abdel Hamid El Hussein y había salido de prisión hacía dos semanas tras cumplir una parte de la condena por un ataque con cuchillo en un tren en otoño de 2013.

El joven disparó contra un centro cultural donde se celebraba un debate sobre blasfemia al que asistía el artista sueco Lars Vilks, amenazado por grupos islamistas, y en ese ataque un cineasta danés murió y tres personas resultaron heridos de levedad.

Luego huyó en un coche que abandonó a tres kilómetros del lugar y, desde allí, tomó un taxi al complejo de Mjølnerparken, en el barrio multicultural de Nørrebro y donde viven muchos inmigrantes.

En esa zona los agentes encontraron ropas y un arma automática que se cree pudieron ser usadas en el primer atentado, aunque faltan las pruebas técnicas para asegurarlo con total certeza, informó la Policía de Copenhague en un comunicado.

VUELTA A ASESINAR

Tras permanecer allí unos veinte minutos, abandonó el lugar y reapareció ocho horas después en la sinagoga, en el centro de la ciudad, donde mató a un joven judío e hirió a dos agentes.

Poco antes de las 04.00 horas GMT fue reconocido por la policía junto a la estación de Nørrebro porque la ropa que llevaba coincidía con la descripción del tirador de la sinagoga y, tras responder con disparos a la orden de alto de los agentes, fue abatido.

«La Policía de Copenhague continúa en estrecha colaboración con el PET (servicios de inteligencia) la investigación de los hechos. La investigación va dirigida a clarificar sus movimientos antes, durante y después de los atentados, así como a saber si recibió ayuda de otros».

Las autoridades danesas no han dado detalles de las distintas operaciones que se realizan en distintos puntos de la capital.

Según la televisión pública «DR», varias personas fueron detenidas hoy en un redada en un cibercafé en Nørrebro. El tabloide «Ekstra Bladet» habla de cuatro detenidos en una operación en la que participaron entre 15 y 20 agentes.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído