El llamado giro al realismo ha causado desencanto, reacciones y objeciones

Syriza se agrieta por las cesiones de Tsipras en el pacto de Grecia con el Eurogrupo

Decenas de diputados de Syriza plantearon cuestiones sobre los compromisos electorales en el Parlamento

Syriza se agrieta por las cesiones de Tsipras en el pacto de Grecia con el Eurogrupo
Varoufakis con Tsipras. GC

El ministro de Reconstrucción Productiva sostuvo que "la carta del ministro Yanis Varufakis en muchos aspectos se asemeja no al lenguaje de Syriza, sino al de los prestamistas"

Tras el acuerdo con los acreedores, el primer ministro heleno, Alexis Tsipras, trata de mantener un equilibrio en medio de las disputas internas de Syriza, que se multiplican sin cesar.

Destaca la reacción de Manolis Glezos, eurodiputado y personaje emblemático del partido.

El llamado giro al realismo ha causado desencanto, reacciones y objeciones planteadas vigorosamente incluso en la reunión del grupo parlamentario este miércoles por la tarde.

Decenas de diputados de Syriza plantearon cuestiones relativas a la aplicación de los compromisos electorales.

Como explican Yiannis Mantas y Jorge Valero en ‘El Economista’, este frente se expresó más directamente en la frase del ministro heleno de Reconstrucción Productiva, Panayotis Lafazanis, quien sostuvo que «la carta del ministro Yanis Varufakis en muchos aspectos se asemeja no al lenguaje de Syriza, sino al de los prestamistas».

El descontento de miembros de Syriza con el acuerdo gravita sobre tres puntos clave, en los que, según ellos, Tsipras y Varufakis han dado muchos pasos atrás respecto de sus compromisos electorales: la moratoria de la deuda, la renuncia a la austeridad y la supervisión de los acreedores, que se mantendrá, por lo menos, hasta junio.

Tsipras y Varufakis se afanaron en explicar en el Parlamento los aspectos del pacto para justificar su gestión, pero encontraron más respaldo en otros partidos que entre sus propias filas.

Las encuestas de los últimos días muestran que al contrario de sus diputados, Tsipras goza mucho más de la confianza del pueblo.

Hasta un 80% de los encuestados dice confiar en Tsipras y Varufakis, y hasta un 72% sostiene que votaría a Syriza si este jueves se celebrasen elecciones.

De momento, Tsipras trata de convencer de que es necesario que Atenas tenga una estrategia flexible para alcanzar sus objetivos.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído