Las humillantes colas ante los cajeros de los bancos irritan a la población

La ciudadanía de Grecia bascula hacia el ‘sí’ a medida que se acerca el referéndum de Tsipras

La reñida lucha entre el sí y el no al paquete de ajustes y reformas que los acreedores exigen al Gobierno de Atenas para seguir prestándole auxilio financiero al país heleno comienza a escorarse

La ciudadanía de Grecia bascula hacia el 'sí' a medida que se acerca el referéndum de Tsipras
Alexis Tsipras, líder de Syriza. PD

Tras dar signos de que estaba dispuesto a asumir las condiciones del Eurogrupo, el primer ministro de Syriza pide el 'no' en la consulta

El desquiciado referéndum convocado para este domingo por Alexis Tsipras se ha convertido en una moción en toda regla sobre Syriza y pone en el alero el futuro de los ‘hermanos gemelos’ de Podemos que ganaron hace seis meses las elecciones generales en Grecia.

La reñida lucha entre el sí y el no al paquete de ajustes y reformas que los acreedores exigen al Gobierno de Atenas para seguir prestándole auxilio financiero al país heleno comienza a escorarse hacia el sí. Algo que deja más solitario al Ejecutivo de Syriza en su desafío a las instituciones.

Como explica Yiannis Mantas y Carmen Estirado en ‘El Economista’ este 2 de julio de 2015, la perspectiva de escasez en los comercios, donde la población empieza a hacer acopio de víveres, la subida de los combustibles, las colas en los cajeros, la imposibilidad de disponer de más allá de 60 euros diarios por cuenta, o de sacar del banco más de 240 euros por pensión, así como la suspensión del pago de nóminas sine die en algunas empresas, comienzan a dibujar un panorama difícilmente sostenible. De hecho, los medios de comunicación helenos endurecen su campaña por el sí mostrando el dramatismo de la situación.

Si bien las encuestas y sondeos dejan entrever desde el principio una ligera diferencia entre el sí y el no, lo cierto es que el sí se va afianzando.

Alexis Tsipras se mantiene firme en su decisión de celebrar el referéndum convocado para el próximo domingo, 5 de julio.

En su discurso televisivo de este 1 de julio de 2015, el primer ministro griego reiteró la intención de su Gobierno de acudir a las urnas a pesar del ambiente que se configura tanto dentro como fuera del país, y también de los rumores que circulaban durante las últimas 24 horas según los cuales en Atenas se pensaba incluso en cancelar la celebración del referéndum («Tsipras, intransigente y desnortado, conduce a Grecia a un punto de no retorno que nadie desea»).

Tsipras también se mantuvo firme en su propuesta hacia el pueblo griego a votar el no, haciendo hincapié por enésima vez en el hecho de que no se trata de una votación a favor o en contra del euro o de Europa, sino de la respuesta ciudadana a las propuestas de los acreedores.

En este sentido, el ministro de Finanzas heleno, Yanis Varoufakis, publicó en su blog una enumeración de seis argumentos para alentar el no del pueblo griego a las exigencias de los acreedores.

El punto sobre el que pivotan los argumentos del ministro es la reestructuración de la deuda que reiteradamente solicita Atenas (Varoufakis ofrece seis razones para votar ‘no’ en el referéndum y defiende que Grecia seguirá en el euro).

Apelando al orgullo de pertenecer al corazón de Europa, Varoufakis pide el no como muestra de soberanía helena y como vía para lograr la reestructuración de la deuda dentro del euro repartiendo su carga entre ricos y pobres.

Un pueblo dividido

De este modo, Grecia camina hacia el domingo dentro de un ambiente doméstico de creciente polarización. En el Parlamento los únicos partidos que se han posicionado a favor del no son el propio Syriza y su socio gubernamental Anel, y el partido neonazi de Amanecer Dorado, mientras que todos los demás están a favor del sí o se abstienen (como el partido comunista).

La polarización se nota muchísimo más en la calle y en la vida cotidiana. Grecia atraviesa tan sólo cuatro días de corralito y aunque sus consecuencias aún no llegan a ser trágicas, las reacciones de buena parte de la gente sí que se pueden describir como de una creciente furia en contra del Gobierno.

Se ha desvanecido el sentir de las primeras 48 horas después de la convocatoria del referéndum, con el no revelándose como el resultado más probable.

En ello ha pesado la declaración del propio Tsipras el pasado lunes en una entrevista televisiva, en la cual afirmó que si gana el sí, su Gobierno respetará el veredicto popular y firmará el acuerdo, pero que él no continuará, indicando claramente que se convocarían elecciones generales en un breve plazo.

De este modo, el referéndum se ha convertido en una moción a favor o en contra del propio Gobierno y puede ser una estrategia que, sin embargo, tenga resultados imprevisibles. Además, cabe destacar que los medios de comunicación griegos empiezan a posicionarse en esta cuestión apoyando el sí.

Con motivo de las manifestaciones masivas que tuvieron lugar esta semana en la plaza de Syntagma en Atenas, el lunes a favor del no y el martes a favor del sí, las cinco principales cadenas televisivas griegas eligieron un modo de cobertura bastante distinto, dedicando mucho tiempo en reportajes y conexiones en directo con la manifestación del sí que con la del día anterior.

Del mismo modo, las portadas de los periódicos más vendidos también apuestan por las imágenes más duras para informar de la situación, en algunos casos incluso publicando fotografías de otros acontecimientos lejanos del caso actual, como los afectados por un terremoto sucedido fuera de fronteras helenas.

Por último, después de la última decisión del Eurogrupo de suspender la negociación con Grecia hasta que se sepa el resultado del referéndum, en el país heleno se genera la sensación de que a pesar de las declaraciones de varios líderes europeos que la negociación debe continuar, al final lo que ha pesado fue la posición rígida de Berlín de detenerlo todo hasta después del referéndum.

Según algunos analistas, si realmente hubo una posibilidad de cancelar el referéndum o de cambiar la pregunta propuesta, la postura adoptada por Berlín hizo que todo siguiera igual.

Caída en las encuestas

No sólo en las calles se siente la pérdida de apoyos de Tsipras. Los órdagos sucesivos del Ejecutivo han vapuleado el ánimo de los griegos y la incertidumbre ya ha empezado a aparecer en las encuestas.

Este miércoles fue la primera vez que, según el análisis realizado para el diario To Vima, el sí en el referéndum ganaría al no. En concreto, de haberse celebrado el referéndum este miércoles, el 47 % de los griegos se habrían decantado a favor de aceptar la propuesta de la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional que incluye un recorte de las pensiones y más reformas.

Por el contrario, tan sólo un 33% respetarían las recomendaciones del primer ministro griego, quien hasta este miércoles seguía pidiendo hacer frente a la troika.

Las encuestas difieren según las fuentes consultadas pero, de una manera más o menos brusca, en casi todas se observa esa pérdida de apoyo a Syriza. En particular, al tenor de estos datos, buena parte de los griegos habrían cambiado el sentido de su voto tras el cierre de los bancos y los controles de capital.

También en las casas de apuestas parece que reina cierta seguridad entre los jugadores de que Grecia finalmente cederá a las demandas de sus acreedores. Entre otras, en Ladbrokes este miércoles, el sí se pagaba por debajo del no (1,53 a 2,37 euros), lo que deja ver que es una puja menos arriesgada.

A favor del sí también están los grandes inversores. Según otro sondeo de Reuters, la mayoría (15 de 21) de las grandes fortunas estadounidenses encuestadas esperan que los griegos respalden la propuesta de fondos a cambio de reformas.

«El pueblo griego debe estar muy asustado en este momento», apuntó David Kelly, jefe de estrategia global de JPMorgan Funds. En esta línea, David Kotok, jefe de inversiones de Cumberland Advisors en Sarasota, Florida, advirtió de que «los argumentos a favor de un voto por el sí crecen cada minuto que los cajeros automáticos no entregan dinero».

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído