La reserva de liquidez disponible actualmente en los bancos helenos es de 1.000 millones de euros

Los bancos de Grecia sólo tienen euros para aguantar hasta el lunes

Apartir del martes, para pensiones y sueldos de funcionarios, dependen de las decisiones del Banco Central Europeo (BCE)

Los bancos de Grecia sólo tienen euros para aguantar hasta el lunes
Alexis Tsipras (Tsipras)y Pablo Iglesias (Podemos). PD

El Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF) declaró a Grecia oficialmente en situación de impago, tras no haber hecho frente esta semana al vencimiento de 1.600 millones de euros ante el Fondo Monetario Internaciona

La reserva de liquidez disponible actualmente en los bancos griegos es de 1.000 millones de euros, según confirmó ayer Luca Katseli, la presidenta de la Asociación de Bancos griegos, después reunirse en el Ministerio de Finanzas con las cúpulas de los bancos helenos.

De este modo, las entidades tienen colchón de liquidez hasta el lunes, y a partir del martes dependen de las decisiones del Banco Central Europeo (BCE). «La liquidez está garantizada hasta el lunes, pero posteriormente dependerá de la decisión del BCE», aseguró Katseli.

Las entidades llegaron a esta conclusión mediante mediciones de los bancos comerciales, según las cuales las disposiciones en cajeros automáticos (tras aplicarse el control de capitales) fueron de 390 millones hasta el jueves cuando se estimaba que serían de 600 millones.

Además, se estimaba que por las retiradas de cantidades por los pensionistas la salida de dinero alcanzaría los 350 millones, pero al final alcanzó sólo 80 millones, mientras que se estimaba que para las aprobaciones especiales (por ejemplo, de gastos médicos) serían de 650 millones y se limitaron a los 400 millones. En estas circustancias, se descartó la posibilidad de rebajar el tope de disposición de los cajeros automáticos, de 60 euros por cuenta en base diaria.

El Banco de Grecia y la Asociación de Bancos griegos han creado una comité para estudiar cómo facilitar comercio mientras continúe el control de capitales en Grecia. Se reúne este fin de semana y decidirá qué servicios bancarios estarán abiertos el martes que viene, 7 de julio, cuando está previsto que se acabe el cierre de los bancos en el país heleno.

Mientras, el Secretario de Estado de Relaciones Económicas Internacionales, Euclides Tsakalotos, sostuvo ayer, ante cualquier eventualidad, que en cualquier caso los depósitos hasta 100.000 euros están garantizados.

Mensaje televisivo

Mientras, en la arena política el primer ministro, Alexis Tsipras, en su último mensaje televisivo antes del referéndum hizo ayer especial referencia al reciente informe del Fondo Monetario Internacional (FMI) según el cual la deuda griega no era ni es sostenible, un punto que el Gobierno de Syriza remarca ante los acreedores.

De este modo, Tsipras pudo utilizar precisamente el informe de uno de sus acreedores más exigentes para avalar sus postulados y dar mayor argumenación a su campaña por el no a las reformas y ajustes exigidos por las instituciones acreedoras.

Por otra parte, ayer tuvieron lugar las dos últimas manifestaciones en Atenas a favor del sí y el no. La primera se organizó en el estadio abierto de Kalimármaro, y congregó a unas 15.000 personas, según estimaciones de la Policía, y la segunda tuvo lugar en la Plaza Syntagma, delante del Parlamento heleno, donde según las mismas fuentes, participaron unas 30.000 personas. Pese a celebrarse en lugares separados por escasa distancia, no se registraron altercados.

Resultado reñido

Al mismo tiempo, ayer viernes se publicaron las últimas encuestas permitidas (con el límite de 48 horas antes de celebrarse la votación) según las cuales está en marcha una batalla bastante igualada entre el sí y el no. Las diferencias entre las dos opciones oscilan entre 2 y 8 puntos porcentuales, según diferentes encuestas.

Este referéndum será el primero que se celebra en Grecia desde 1974 que determinó el sistema estatal del país rechazando la monarquía, se celebrará sobre la base de las mismas listas electorales que se usaron en las elecciones generales del enero de 2015. La diferencia es que esta vez votarán por primera vez unos 108.371 jóvenes de 18 años.

Los electores votarán en los mismos colegios electorales y centros de votación, y el proceso se llevará a cabo con las mismas comisiones electorales y los mismos representantes judiciales y curadores. En esta consulta se dirime la aplicación del programa de ajustes, e indirectamente, para muchos, la permanencia en el euro de Grecia y de Syriza en el Gobierno.

Las urnas se abrirán a las 7h y se cerrarán a las 19h (hora local), y los votantes recibirán dos papeletas: una con la pregunta del referéndum «¿Cree que deberíamos aceptar el proyecto de acuerdo que fue presentado por la Comisión Europea, el Banco Central Europeo (BCE) y el Fondo Monetario Internacional en el Eurogrupo de 25 de junio de 2015 y que se compone de dos partes que constituyen su propuesta? (El primer documento se titula Reformas para la finalización del programa actual y más allá de este y el segundo se titula Análisis preliminar de sostenibilidad de la deuda).

Los votantes deben elegir uno de los dos apartados justo al lado del texto anterior, marcando una cruz. La segunda papeleta es la blanca.

Cabe añadir que para el resultado del referéndum del domingo sea válido y legítimo, se requiere la participación de al menos 40% del electorado. Debido al procedimiento mucho más sencillo en relación con las elecciones, se espera que el resultado final sea conocido un par de horas después del cierre de las urnas, alrededor de las 20.30 o 21.00 hora griega (una hora menos en España).

Con el fin de reducir los costos, y especialmente en medio de una situación económicamente muy delicada para la poblacion griega (cierre de entidades bancarias y limitación de la disposición de efectivo en cajeros), se ha decidido que durante este fin de semana haya vía libre en las autopistas y carreteras del Estado, eliminándose la exacción de peajes, incluso en el gran puente de Rio-Antírrion, que une a Patras, la tercera mayor ciudad en Grecia, con el resto de Grecia continental.

Al mismo tiempo, la empresa ferroviaria estatal (Trenosé), los autobuses interurbanos (Ktel) y también la mayor aerolínea privada del país han anunciado descuentos en el precio de los billetes, para facilitar el traslado de los votantes.

El FMI abre la caja de Pandora

El Fondo Monetario Internacional abrió el pasado jueves una suerte de caja de Pandora destro de la eurozona con su análisis sobre la sostenibilidad de la deuda griega.

Y especialmente abrió esa caja de los truenos para los países periféricos que han enfrentado importantes ajustes como es el caso de España, Italia o Portugal. Las medidas de austeridad y las reformas han tenido también un importante impacto en la ratio de deuda con respecto al PIB de estas economías.

En el caso de España, la carga ha pasado del aproximadamente el 35,5% en 2007 al 97,7% el año pasado. El Fondo proyecta que nuestra carga de deuda no comenzará a estabilizarse hasta 2017, cuando sobrepasará el 100% de nuestro PIB. En el caso italiano, el apalancamiento ha pasado del 99,7% del PIB al 132,1% mientras en el caso de Portugal ha escalado desde el 65,4% hasta el 130,2%.

En países como Italia es importante tener en cuenta que la institución de Lagarde proyecta un crecimiento anémico, que sólo alcanzará el 1% en 2020. En el caso español, la expansión económica parece estancarse en 2017 en un 1,7% mientras en Portugal el crecimiento oscilará entre el 1,4 y el 1,1% durante los próximos cinco años, informa José Luis de Haro desde Nueva York.

Te puede interesar

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído