La dureza del acuerdo amenaza con abrir una crisis política en Grecia

Merkel, Hollande, Rajoy y Cia imponen al inexperto y voluble Tsipras un pacto draconiano

La UE acuerda por unanimidad un rescate de 50.000 millones a cambio de endurecer la reforma laboral y de pensiones

Merkel, Hollande, Rajoy y Cia imponen al inexperto y voluble Tsipras un pacto draconiano
Alexis Tsipras y Angela Merkel. PD

La Bolsa española sube, la prima de riesgo cae y el euro se revaloriza frente al dólar tras el anuncio de un pacto para negociar el tercer rescate

Como le paso en su día a Zapatero, el griego Tsipras se ha dado de morros con la realidad.

Tras seis meses de posturero y desafíos, lastrado por las desquiciadas promesas que hizo a su lectorado al estilo de las que sueltan sus ‘hermanos gemelos’ de Podemos en España, el líder de Syriza se la ha envainado (La rendición incondicional de Tsipras permite a la Unión Europea cerrar un acuerdo sobre Grecia).

A la hora de la verdad, la alemana Merkel y el francés Hollande, arropados sin fisuras por Rajoy, Renzi y el resto de líderes europeos, han retorcido el brazo al inexperto primer ministro griego.

«Estamos listos para iniciar las negociaciones para el rescate. No habrá Grexit».

El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, y el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, han anunciado al filo de las nueve de la mañana de este 13 de julio de 2015, tras 17 horas de cumbre, un acuerdo con Grecia por unanimidad sobre el tercer rescate.

El pacto abre la puerta a que el BCE mantenga la liquidez de emergencia a la banca griega (La Bolsa española sube y la prima de riesgo cae tras el acuerdo con Grecia).

El jefe del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, ha explicado que Grecia aprobará leyes en las próximas 48 horas, endurecerá sus propuestas en pensiones, mercado laboral y otros asuntos, y finalmente acepta un fondo de privatizaciones, que permitirá recapitalizar los bancos y pagar la deuda.

AHORA A EXPLICAR TODO EN ATENAS

La dureza de las medidas exigidas por los socios y, sobre todo, la aprobación por el Parlamento griego de las mismas -por la vía de urgencia, antes de este miércoles- amenazan con desencadenar una crisis política inmediata, dadas las diferencias existentes en el grupo parlamentario del Gobierno y la pérdida de su mayoría absoluta en la Cámara (Lagarde considera que el acuerdo sobre Grecia es «un buen paso» para restaurar la confianza).

La tramitación saldrá adelante gracias al apoyo de los tres partidos de la oposición proeuropea, pero con un alto coste político para el Ejecutivo de Syriza.

No se descarta que Tsipras se vea obligado a convocar en breve nuevas elecciones y tampoco que las protestas, algaradas y gritos vuelvan a inundar las calles de Atenas.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído