Los Gobiernos de Londres y París piden a Europa unidad contra la inmigración ilegal

Eurotunnel: «Los inmigrantes creen que nuestras calles están asfaltadas con oro»

He escuchado maravillas sobre Inglaterra. En Reino Unido, te dan una casa y dinero para vivir. Te ofrecen la oportunidad de estudiar, de tener una buena vida

Eurotunnel: "Los inmigrantes creen que nuestras calles están asfaltadas con oro"
Inmigrantes sin papeles. TH

Los 120 policías adicionales que han llegado en los últimos días a Calais han conseguido reducir la entrada de inmigrantes por el túnel

Los ministros de Interior de Reino Unido y Francia, Theresa May y Bernard Cazeneuve, han pedido compromiso y unidad a sus socios europeos para atajar «de raíz» la crisis de la inmigración, cuyo último episodio tiene lugar ahora en el paso de Calais entre ambos países.

Allí, más 5.000 inmigrantes intentan entrar en Europa «creyendo», explican ambos en una carta conjunta, «que las calles están asfaltadas con oro«.

«Lo que estamos enfrentando ahora es una crisis global de migración. Es una situación que no se puede ver únicamente como un problema de nuestros dos países. Es una prioridad a nivel internacional y europeo», escriben ambos en el diario británico The Telegraph.

«Por ello, estamos intentando que otros estados miembros, y la Unión Europea en general, aborde de raíz este problema».

Ambos ministros han defendido la eficacia del incremento de las medidas de seguridad. Los 120 policías adicionales que han llegado en los últimos días a Calais han conseguido reducir la entrada de inmigrantes por el túnel.

A ello hay que añadir que las obras para reforzar la verja en Coquelles quedarán acabadas esta fin de semana, y Reino Unido enviará más perros de detección y barreras de refuerzo para transmitir el mensaje de que «no se podrá entrar en Reino Unido por la vía fácil».

Las críticas han arreciado contra ambos Gobiernos contra la dureza de estas medidas. El obispo de Inglaterra, Trevor Wilmott, cuya diócesis abarca el canal que separa ambos países, ha lamentado que «este mundo es cada vez más cruel, y la gente ha olvidado su humanidad».

«Así es como acabamos en esta situación de jaque».

Cazeneuve y May argumentan, en todo caso, que la solución a largo plazo de este problema reside en «la reducción de inmigrantes que llegan a Europa desde África».

«Muchos nos ven como un lugar que ofrece perspectivas de ganar dinero, pero este no es el caso: nuestras calles no están asfaltadas con oro».

¿Por qué Reino Unido es tan atractivo para los inmigrantes de Calais?

«La Jungla«, así se denomina el campamento a la afueras de la ciudad francesa de Calais, donde cerca de 3.000 refugiados arriesgaron su vida en los últimos días para cruzar clandestinamente el Canal de la Mancha.

El objetivo: llegar a Reino Unido, donde sueñan con la libertad y con una vida mejor, cueste lo que cueste.Las escenas de inmigrantes asaltando el canal o subiéndose a los camiones son para muchos una muestra de su estado de desesperación.

En Calais, malviven hacinadas miles de personas, muchas de ellas víctimas de algunos de los principales conflictos del planeta.

La mayoría proviene de Eritrea, Etiopía, Sudán y Afganistán.

Muchos pretenden pedir asilo en Reino Unido. Otros piensan permanecer en la clandestinidad y trabajar de forma ilegal.

Pero, ¿estarían realmente mejor en Reino Unido que en Francia?

De «La Jungla» a «El Dorado»

«He escuchado maravillas sobre Inglaterra. En Reino Unido, te dan una casa y dinero para vivir. Te ofrecen la oportunidad de estudiar, de tener una buena vida», le dijo a la BBC Hamzer, de Afganistán.

Y es cierto que en Reino Unido, los solicitantes de asilo pueden obtener distintos tipos de alojamiento, aunque, según advierte el gobierno, el refugiado no decide dónde.

Pero en Francia, los solicitantes de asilo también tienen derecho a alojamiento.

Según denunció la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur), las autoridades francesas suelen argumentar que «no hay suficientes plazas y tienen prioridad las familias con niños pequeños».

En cuanto a los alquileres, el coste es sustancialmente más elevado en Reino Unido que en Francia y, en concreto en las capitales, la media es un 25% menos en París que el Londres.

Aún así, muchos inmigrantes del campamento de Calais consideran que Reino Unido es la mejor opción.

«En Inglaterra, puedes obtener una casa muy rápidamente. Es un buen lugar para vivir», le contó a BBC Fadi, refugiado sirio.

Ayudas sociales

Tanto Francia como Inglaterra cuentan con ayudas sociales para alimentos, ropa y gastos básicos, para todos aquellos que estén a la espera de una decisión sobre su solicitud de asilo.

En Reino Unido, este sistema establece una pensión semanal de US$113,32 para parejas, casadas o de hecho.

Los padres o madres solteras de más de 18 años obtienen US$68,66 mientras que si no tienen hijos la cifra se reduce a US$57,74.

Aquellos de 16 a 18, obtienen una cifra algo mayor, así como los menores de 16 años (US$ 82,76).

El sistema francés es más simple. Desde enero de 2015, la ayuda establecida es de US$12,70 al día por adulto (US$88,90 por semana).

Esta cifra es más alta que la inglesa para cualquier adulto. Sin embargo, Francia no proporciona ayudas específicas para los niños.

Los inmigrantes cuya solicitud de asilo lleve procesándose más de un año tienen derecho a buscar trabajo, una norma que se aplica tanto en Reino Unido como en Francia.

Salud y educación

«Hablo el idioma y respeto el sistema educativo de Reino Unido. Es un país civilizado», explicó Alaa, inmigrante sirio.

Además, en Inglaterra, los solicitantes de asilo tienen acceso a un sistema de salud gratuito, el cual les permite acudir al médico o tener acceso a tratamientos hospitalarios.

También pueden obtener prescripciones gratuitas, contar con salud dental, exámenes de la vista y ayuda económica en caso de que necesiten usar lentes.

En Francia, existen los mismos derechos gracias al sistema de salud universal, siempre y cuando los solicitantes puedan probar que tienen ingresos muy limitados.

Los inmigrantes que estén de forma ilegal en Reino Unido -incluidos aquellos cuya solicitud de asilo haya sido rechazada- deberán pagar por el servicio hospitalario, con algunas excepciones en caso de víctimas de violencia, accidentes o emergencias.

Los niños de cinco a 17 años deberán acudir a la escuela, la cual es completamente gratuita e incluye comidas escolares gratuitas.

También en Francia, los niños de seis a 16 están sujetos a la educación obligatoria y gratuita.

Trabajo ilegal

El principal objetivo para aquellos inmigrantes que no se plantean buscar asilo es encontrar trabajo de manera clandestina.

Según el teniente de alcalde de Calais, Philippe Mignonet, «Gran Bretaña dice que no quiere inmigrantes, pero no toma medidas para prevenir la economía sumergida».

La extensión del mercado negro es difícil de cuantificar, aunque se estima que el porcentaje es similar en Francia y Reino Unido. Esta cifra asciende al 10% en ambos países, según estimó la consultoría AT Kearney en 2013.

No es fácil para un inmigrante obtener datos concretos sobre las posibilidades laborales de cada país.

Sin embargo, la tasa de desempleo británica es del 5,5%, mientras que en Francia supera el 10%.

Se cree también que muchos de los inmigrantes prefieren Reino Unido porque no cuentan con un sistema nacional de identidad y la policía no puede realizar detenciones aletorias para exigir la documentación.
Comunidades existentes

«Quiero ir a Inglaterra porque tengo familia allí», sostiene Abdul, de Pakistán.

Según la Unión Europea, «las principales razones históricas de movilidad entre países son el conocimiento del idioma y la presencia de comunidades étnicas establecidas».

El número de paquistaníes en Reino Unido alcanza el 2% de la población, según los censos.

En Francia, el mayor número de solicitantes de asilo proviene de la República Democrática del Congo, cuya lengua oficial es el francés.

Por otro lado, el inglés se habla ampliamente en Eritrea, uno de los países que cuenta con más solicitantes de asilo en estos momentos.

En tierra de nadie

Un informe de Acnur denunció en marzo las pésimas condiciones de vida en «La Jungla»: 30 grifos de agua potable para cerca de 3.000 personas, 60 duchas, 20 sanitarios, alimentación escasa y atención médica insuficiente.

El campo de refugiados en Calais se abrió por primera vez en 1999, cuando la Cruz Roja inauguró el centro de refugiados de Sangatte.

Pretendía dar asilo a inmigrantes albano-kosovares, pero tres años más tarde, Sangatte se convirtiría en un escándalo político para Francia e Inglaterra.

El campamento se expandió rápidamente, dando cobijo a más de 1.600 inmigrantes, proveninetes de Oriente Medio y África.

Cada noche, cientos de ellos trataban de cruzar el túnel para acceder a Inglaterra.

El diario sensacionalista inglés Daily Mail amaneció con el titular «Detengan la Invasión».

Finalmente, Francia accedió a cerrar el centro de refugiados. Los inmigrantes seguían llegando, pero no tenían a dónde ir, por lo que decidieron construir chabolas improvisadas.

El flujo de inmigrantes a Calais ha aumentado con los años, pero Francia y Reino Unido no se ponen de acuerdo en cuanto a qué país es el responsable.

Según la Unión Europea, todos los estados del bloque «tienen una responsabilidad compartida a la hora de dar la bienvenida a los solicitantes de asilo de forma digna, asegurándoles un trato justo, sin importar el lugar de solicitud».

 

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído