El exlíder de los tories, fallecido, en una trama de abusos en los 70 y 80

El ex primer ministro británico Edward Heath acusado de violar a un chico de 12 años

El ex primer ministro británico Edward Heath acusado de violar a un chico de 12 años
El ex primer ministro británico Edward Heath. EH

¡Virgen Santa!

Aquí, cuando salta un escándalo en la política e indiferentemente del partido, siempre se trata de dinero. Lo de cintura para abajo son pecadillos que se solventan en familia.

En Gran Bretaña no. Allí, hay corruptelas económicas y sexuales. Las primeras, tradicionalmente, han salpicado a los laboristas y las segundas, a los conservadores.

En cualquier caso, nadie nos había preparado para esto. Durante sus 51 años como parlamentario y cuatro como primer ministro, la sexualidad de Edward Heath siempre fue intrigante.

¿Era gay el líder tory, que murió a los 89 años sin manifestar el mínimo interés por las mujeres? ¿Era asexual como sugerían sus malévolos rivales?

De lo que no se le acusó nunca, ni siquiera de refilón, fue de pedofilia. Y ahora, de repente, transcurrida una década desde su fallecimiento, salta el bombazo.

El asunto es chusco. El 2014, los británicos se enteraron con espanto de que Jimmy Savile, mítico presentador de la BBC muerto hace cuatro años, era un monstruo que en sus días de gloria se dedicaba a agredir sexualmente a pacientes de un hospital sin pararse en barras: la menor de sus víctimas tenía 5 años mayor y la mayor 75.

Ahora, por esa inveterada afición de los súbditos de Su Majestad a rememorar el pasado -casi siempre para evocar gestas gloriosas y en ocasiones para mortificarse-, descubren que hay un tipo que, a los 64 años, revela a Scotland Yard que a los 12 fue violado por Edward Heath.

Corría el año 1961, él se había escapado de casa y cuenta que fue a parar a un primoroso apartamento del Mayfair londinense donde un prometedor diputado, lo violó tras darle unos canapés y un refresco.

Ignoro si al final será verdad que operaba una trama nauseabunda dedicada a suministrar ‘carne tierna’ a depravados de postín, pero a uno le entran escalofríos, porque nadie recordará a Heath por haber metido a Gran Bretaña en la Comunidad Europea o por sus batallas perdidas con Margaret Thatcher, sino por guarro.

LA INVESTIGACIÓN EN CURSO

La policía británica está investigando si el ex primer ministro conservador Edward Heath, ya fallecido, participó en una red de pederastia de menores que implicó a figuras poderosas de la política, el Ejército y el ámbito social.

En un Reino Unido ya de por sí conmocionado ante las recientes revelaciones sobre un aluvión de casos de abusos de menores, cometidos en el pasado con toda impunidad, la inclusión del antiguo jefe de gobierno como sospechoso ha caído como una bomba en pleno receso estival en la política.

El ex líder del Partido Conservador británico, que llevó las riendas del Gobierno entre 1970 y 1974 y fue derrocado en su partido por la feroz Margaret Thatcher, residió durante la última etapa de su vida en Salisbury (condado de Wiltshie) hasta su muerte, hace una década, a los 89 años.

Precisamente una investigación sobre el comportamiento de la policía en este condado del sur de Inglaterra, que en los años noventa del siglo pasado habría desestimado las acusaciones de abuso de menores contra sir Edward, fue el hilo que tiró de la madeja del caso.

Un detective retirado ha confirmado que los agentes abandonaron sus pesquisas en cuanto afloró el nombre de tan prominente figura.

Edward Heath (1926-2005) asumió el liderazgo de los tories hace 50 años y, tras su gestión como primer ministro, durante la cual el Reino Unido ingresó en la entonces Comunidad Económica Europea, lo acabó perdiendo a manos de una política emergente llamada Margaret Thatcher.

Nunca perdonó la afrenta a la rival dentro del partido, y por eso se negó a participar como ministro en los sucesivos Gobiernos de la Dama de Hierro.

Su nombre aparece ahora implicado en una trama de abusos de menores que investigan los agentes de la llamada Operación Midland.

Se trataría de una red que operó en Londres y en el sur de Inglaterra en los años setenta y ochenta del pasado siglo, facilitando a políticos, mandos militares e incluso miembros de las agencias policiales el acceso a niños y jóvenes para sus actividades sexuales.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído