España está "muy saturada" para acoger refugiados, según el Gobierno Rajoy

Este es el plan de la alemana Angela Merkel para hacer frente en Europa a la avalancha de inmigrantes

1.800 refugiados llegan a Hungría y otros 3.650 cruzan Austria

Este es el plan de la alemana Angela Merkel para hacer frente en Europa a la avalancha de inmigrantes
Angela Merkel y Mariano Rajoy. EP

El presidente Mariano Rajoy y la canciller Angela Merkel valoran todo, de paseo por el lago Huwenow

El reparto de refugiados por cuotas entre países de la UE estará incluido en el plan que Alemania presentará junto a Francia en los próximos días.

Así lo ha adelantado la canciller alemana, Angela Merkel, que ha asegurado que el plan de Berlín y París está en gran medida «consensuado» e incluye un reparto justo teniendo en cuenta el volumen de la población de cada país y su fortaleza económica.

Merkel, ha advertido además que el «desafío» aparejado a la masiva llegada de refugiados aún durará «un largo periodo de tiempo» y ha apuntado que si la UE no acuerda un reparto justo de estas personas, «muchos» pondrán en cuestión el acuerdo de Schengen.

«Si no logramos una distribución justa de los refugiados, por supuesto que el tema de Schengen estará en la agenda de muchos», ha asegurado Merkel, durante una rueda de prensa en Berlín en la que ha aludido al acuerdo sobre libre circulación que rige en el continente.

LOS PROBLEMAS DE ESPAÑA

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha afirmado que la capacidad de acogida de refugiados de España está «muy saturada» por la inmigración irregular, una situación a la que, según ha indicado, no tienen que hacer frente otros países de la Unión Europa (Las mafias de traficantes de ‘carne humana’ tiran a los inmigrantes desde sus motos de agua ).

«Somos conscientes de que tenemos que hacer un esfuerzo, pero nuestra capacidad de acogida está muy saturada porque tenemos que atender a población inmigrante en situación irregular» (Pepa Bueno la pifia en la Cadena SER intentando pillar a Soraya Sáenz de Santamaría).

AVALANCHA EN HUNGRIA Y AUSTRIA

Hungría ha informado de que unos 1.800 refugiados han llegado al país en las últimas 24 horas, mientras que la vecina Austria registró este lunes otros 3.650 de paso por la república alpina en su camino hacia Alemania.

Según un comunicado de la policía húngara, 380 de los refugiados que entraron desde Serbia al país eran menores de edad.

El número de entradas a Hungría fue inferior ayer que la media de la semana anterior, cuando se registraron entre 2.000 y 3.000 refugiados por día.

Al mismo tiempo, en Austria la policía informó de que este lunes registró más refugiados que nunca en las últimas semanas en su camino hacia Alemania, el principal destino de los inmigrantes (71 muertos, cuatro de ellos niños ‘sinpapeles’, en el camión atiborrado de inmigrantes de Austria).

El lunes se vivieron escenas dramáticas en la estación de ferrocarril de Budapest Keletei, donde cientos de refugiados, en su mayoría sirios, lograron subirse a trenes rumbo a Alemania.

LA SOLIDARIDAD ALEMANA

En su habitual rueda de prensa de verano, la jefa del Gobierno alemán ha expuesto que la propuesta franco-alemana para afrontar la crisis de los refugiados contempla asimismo una redefinición de los países de origen considerados seguros y la intensificación de los esfuerzos diplomáticos para estabilizar naciones y tratar de frenar conflictos como el de Siria.

«Europa en su conjunto debe moverse», ha sentenciado la canciller, que considera imprescindible «repartir cargas» entre los distintos países y cree que algunos puntos del Procedimiento de Dublín no son válidos en la situación actual. A su juicio, si la UE fracasa en su intento de dar respuesta al reto de la crisis de los refugiados, los Veintiocho corren el riesgo de «romper el vínculo» que une a Europa con los «derechos humanos universales», un elemento fundacional y fundamental del bloque.

Los ministros de Interior de Francia y Alemania, ha agregado la canciller, serán los encargados de explicar en detalle esta iniciativa a algunos de sus homólogos el próximo 14 de septiembre.

A este respecto, ha resaltado que no acepta las excusas de algunos países, que han pedido no aceptar refugiados musulmanes porque son de mayoría católica, ya que está por encima «la dignidad de cada persona».

En el ámbito nacional, Merkel ha avanzado que para esta «gran tarea nacional», que ocupará al país por un «largo período de tiempo», su Gobierno está ultimando un paquete de medidas, legales y financieras de más de 10.000 millones de euros.

La jefa del Gobierno alemán ha agregado que este plan nacional no pone en cuestión la estabilidad presupuestaria este año.

PAQUETE DE REFORMAS

Este paquete, que probablemente se aprobará el próximo 24 de septiembre, prevé una reforma del proceso de asilo para hacerlo más ágil (mejorando también el procedimiento de devolución), así como la construcción de más centros de acogida.

Asimismo, incluirá un reparto «justo» de los costes entre el Gobierno central, los Länder y los municipios porque, aunque estos dos últimos son los encargados por competencias de atender a los peticionarios de asilo, Berlín se compromete a descargarlos sustancialmente de esta tarea.

«La federación hará todo lo que esté en su mano».

Por último, el paquete legislativo incluirá fondos para integrar a los asilados admitidos, a través de cursos de alemán, así como con «perspectivas laborales» y de tener un hogar.

Además, Merkel ha aprovechado para reiterar los «límites» de la libertad de expresión y ha recalcado la «tolerancia cero» del Estado contra la violencia ultraderechista contra los refugiados.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído