Periodismo, ética y estética: ¿debe publicarse la triste fotografía del niño ahogado?

El padre del niño Aylan: «Mi hijo se me escurrió de entre las manos»

El padre del niño Aylan: "Mi hijo se me escurrió de entre las manos"
Abdulá Kurdi. EP

«Mi hijo se me escurrió de entre las manos».

Es el desgarrador testimonio de Abdulá Kurdi, el padre del niño ahogado cuya imagen se ha convertido en símbolo de la tragedia de los refugiados sirios (Periodismo, ética y estética: ¿debe publicarse la triste fotografía del niño ahogado?).

«Quiero que el mundo entero nos escuche desde Turquía, donde hemos llegado escapando de la guerra. Tengo un gran sufrimiento. Hago esta declaración para evitar que otras personas tengan el mismo sufrimiento», ha declarado, entre lágrimas, Kurdi a periodistas turcos delante del Instituto Forense de la ciudad de Mugla, en el suroeste de Turquía.

Así, ha relatado que, tras la trágica muerte de su esposa y dos de sus hijos menores tras naufragar el bote en que la familia intentaba llegar a la isla griega de Kos, ha recibido una oferta de asilo en Canadá, país que precisamente antes de que perdiera a su familia se lo había denegado (#KıyıyaVuranİnsanlik: el niño sirio ahogado en la isla griega de Kos que huía de la guerra).

«He recibido una oferta del Gobierno de Canadá. Era una oferta para que yo pueda ir allí. Pero, después de lo ocurrido, no quiero ir. Voy a llevarme los cuerpos primero a Suruç (ciudad turca en la frontera con Siria) y luego a Kobani (ciudad siria cercana). Pasaré el resto de mi vida allí».

Teema Kurdi, su hermana, había explicado antes de que él hablara que la familia de refugiados de la guerra en Siria quería llegar a Canadá, pero no pudieron obtener el visado cuando lo solicitaron en Turquía.

En Kobani, ciudad de mayoría siria del norte de Siria, murieron 16 miembros de la familia que combatían al grupo yihadista Estado Islámico (EI), según el relato de Abdulá Kurdi al diario Sol.

Ahora Kurdi quiere enterrar junto a ellos los cuerpos de sus dos hijos, de tres y cinco años, y el de su esposa.

LÁGRIMAS EN CANADÁ

Lo sucedido ha provocado que el Gobierno de Canadá haya sido objeto de múltiples críticas por parte de partidos opositores y movimientos de Derechos Humanos.

El ministro de Inmigración, Chris Alexander, ha interrumpido su participación en la campaña electoral para volver a Ottawa y responder a la crisis de los refugiados. Alexander ha explicado que se reunirá con autoridades para analizar el drama migratorio y, en particular, el caso de Aylan.

«La trágica foto del niño Aylan Kurdi y las noticias sobre el fallecimiento de su hermano y su madre han roto corazones en todo el mundo».

Además, Alexander ha defendido este jueves que el Ejecutivo ya se había marcado como objetivo acoger a 23.000 refugiados iraquíes y 11.300 sirios y que, ahora, añadirá a 10.000 personas más vinculadas a «minorías étnicas y religiosas» de la región.

Por su parte, el líder liberal, Justin Trudeau, ha pedido al Gobierno que acepte inmediatamente a 25.000 refugiados sirios.

Desde la oposición canadiense, al líder del principal partido de la oposición del país, Tom Mulcair, del socialdemócrata Nuevo Partido Democrático (NPD), se le han saltado las lágrimas cuando le preguntaron por Aylan Kurdi.

Con lágrimas en los ojos y con dificultades para expresarse, Mulcair ha dicho durante una rueda de prensa que, «como padre y abuelo, es insoportable que estemos no hagamos nada.

Canadá tiene la obligación de actuar y sería demasiado fácil hoy empezar a señalar con el dedo». Mulcair ha añadido que el ministro de Inmigración de Canadá, Chris Alexander, y el Gobierno del primer ministro, el conservador Stephen Harper, tienen «mucho que responder».

DETENIDOS POR LOS NAUFRAGIOS

Por otro lado, la Policía turca ha detenido este mismo jueves a cuatro sirios sirios sospechosos de estar implicados en la organización del viaje de un barco que naufragó, provocando la muerte de doce personas, entre ellas el niño cuya vuelta ha consternado al mundo,

Así lo ha informado la agencia de noticias Dogan, que precisamente es la que ha publicado la dramática fotografía del pequeño muerto en la playa turca, y que añade que entre los arrestados está el capitán del barco.

Todos han sido detenidos durante la noche del miércoles y ahora están siendo interrogados.

El pequeño ha sido identificado como Aylan Kurdi, de 3 años. Junto a él murieron su hermano de 5 años, Galip, y su madre, Rehan, de 35. Su padre, Abdulá, fue encontrado medio inconsciente y llevado al hospital cerca de Bodrum, según ha informado el diario turco Sabah.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído