Francia pide controlar el pasaporte a europeos que viajen fuera de la UE

El primer ministro Manuel Valls asegura que existe riesgo de que los terroristas usen armas químicas

La infernal ciudad de Raqqa se convierte en objetivo de los ataques internacionales

El primer ministro Manuel Valls asegura que existe riesgo de que los terroristas usen armas químicas
Hollande y Valls. FG

Manuel Valls advierte de que el Estado Islámico puede no haber dicho su última palabra estos días

El primer ministro de Francia, Manuel Valls, ha informado de que «el terrorismo ha golpeado y puede atacar de nuevo estos días, en las próximas semanas».

En declaraciones a la radio RTL, ha asegurado que no lo dice «para asustar», pero sí para que «cada uno sea plenamente consciente» de que el peligro continúa.

Ha subrayado el político de origen español, que los terroristas islámicos usarán armas químicas si logran hacerse con ellas y ponerlas sobre el terreno.

Es la principal razón por la que François Hollande, presidente de la república, pedirá que el estado de emergencia se prolongue más allá de los 12 días que establece la ley. Su número 2 anima a que, aunque deban estar «preparados» ante posibles «réplicas», los ciudadanos traten de volver a la «normalidad».

Valls ha señalado también que la matanza de la noche del viernes fue «organizada, diseñada y planificada» desde Siria, donde su país combate contra el Estado Islámico (ISIS) desde 2014 en coalición con Estados Unidos. La lucha contra esta organización también se libra en Irak, otro foco donde reside la ya considerada mayor amenaza a escala planetaria.

FRANCIA QUIERE APRETAR

Francia cree que ha llegado la hora de cambiar Schengen para hacer frente a la amenaza terrorista. El ministro del Interior, Bernard Cazeneuve, presentará el próximo viernes en Bruselas una propuesta para que todos los europeos sean controlados en la frontera cada vez que regresen de un país tercero o partan hacia él.

El sistema de libre circulación ya permite controles a los europeos en situaciones de riesgo, pero los chequeos sistemáticos están prohibidos. La petición francesa no afecta a las fronteras interiores de la UE, cuya desaparición es la esencia del espacio común.

El fenómeno de los llamados combatientes extranjeros, en su mayoría jóvenes con pasaporte europeo que viajan a Siria o Irak y en ocasiones retornan, supone un importante desafío para el espacio Schengen.

Al contrario que los ciudadanos de terceros países, los europeos que acceden al espacio de libre tránsito, integrado por 26 países, no ven su pasaporte controlado por la policía.

A raíz del auge de este fenómeno, los Estados empezaron a aplicar indicadores de riesgo que permiten controlar, por ejemplo, a todos los europeos procedentes de un vuelo de Turquía porque se considera una ruta sospechosa para el terrorismo.

El Gobierno francés aboga por convertir esas excepciones en norma.

«Se trata de revisar […] las disposiciones del código de fronteras Schengen para instaurar por toda la Unión controles sistemáticos en las fronteras exteriores, incluidos los beneficiarios de la libre circulación».

París presentará estas medidas en la reunión extraordinaria que mantendrán mañana viernes los ministros.

Te puede interesar

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído