Los agentes belgas, unas madres ante uno de los individuos más peligrosos

La «impune y brutal» policía de Escolar interrogó sólo una hora al sanguinario y «cansado» Abdeslam

Bélgica ha quedado retratada como un colador para el yihadismo

La "impune y brutal" policía de Escolar interrogó sólo una hora al sanguinario y "cansado" Abdeslam
Abdeslam, campando a sus anchas por Bruselas. EP

Lo interrogaron una hora porque estaba cansado. Así despacharon al terrorista Abdeslam, uno de los hombres más buscados y temidos por su implicación directa en los atentados de París.

Lo cierto es que el 18 de marzo de 2016, cuando Salah Abdeslam fue detenido tras cuatro meses y medio de fuga, Bélgica respiró, aunque tras lo sucedido el 22 de marzo de 2016, con 31 muertos tras los atentados en el aeropuerto y el metro de Bruselas, no era más que una tregua liviana.

El primer ministro, Charles Michel, que dejó a la carrera la reunión de jefes de Estado y de Gobierno pudo dormir aliviado por primera vez en mucho tiempo, y felicitó efusivamente a los agentes. «Hay que dar las gracias a nuestros servicios de seguridad. Es un éxito incontestable en la lucha contra el terrorismo, en la batalla por la democracia», aseguró Michel.

Sin embargo, los atentados del 22 de marzo de 2016 han sido demoledores. Faltan medios, falta preparación, falta coordinación y los colegas de toda Europa están cada vez más preocupados por lo que consideran un agujero negro que pone en peligro la seguridad de todos los demás.

Precisamente, amén de una cadena tremenda de fallos, llama poderosamente la atención lo sucedido con Abdeslam y que pone de manifiesto una verdadera trama de incompetencia supina.

Pese a celebrar la detención del hombre más buscado de Europa, las fuerzas de seguridad belgas sólo interrogaron a Salah Abdeslam durante una hora entre el día de su detención y los atentados del 22 de marzo de 2016.

Según Politico, que cita dos fuentes familiares con la investigación, el interrogatorio en la prisión de Brujas se centró en su implicación en los atentados de París y no indagó en la posibilidad de un ataque inminente. Y eso que días antes se habían hallado detonadores, armas y las huellas de Abdeslam en una casa de Bruselas. «Parecía muy cansado y había sido operado el día anterior [resultó herido en una pierna al intentar huir]», aseguró una de las fuentes citadas por la web, explicando la brevedad del interrogatorio.

Lo que llama poderosamente la atención es que esa policía que actuaba con impunidad y sin freno, según Ignacio Escolar, director de diario.es, es la misma que a uno de los terroristas más buscados sólo interrogó al terrorista por espacio de una hora porque «parecía cansado» –¿Le seguirá pareciendo a Ignacio Escolar que la policía actúa con «impunidad y sin freno» en Bélgica?-.

Te puede interesar

Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído