El miedo a la ruptura de la UE juega a favor del PP y el PSOE

¿Sabes a que partido beneficiará este 26-J el triunfo del NO en el Brexit de Reino Unido?

"El 'Europa nos roba' de los ingleses se parece demasiado al 'España nos roba' de los populistas catalanes"

En la heemeroteca hay testimonios flagrantes de Pablo Iglesias proponiendo sacar a España del euro y a España de la Unión Europea

El último día de campaña electoral en España quedó eclipsado por el Brexit. La irrupción de este cisne negro en el sprint final y sus consecuencias en el voto del domingo entra en la categoría de lo impredecible para cualquier analista político, pero lo que parece evidente es que de alguna manera marcará el 26-J.

Un impacto en el que el bipartidismo en general y el PP en particular pueden ser los más beneficiados (Los 10 motivos por los que ganó el Brexit).

Partido Popular, PSOE y Ciudadanos se han encontrado con un último cartucho inesperado: el miedo a la ruptura de la Unión Europea («El Brexit ha sido un chute de nacionalismo»).

Si el votante percibe que la economía puede dañarse como consecuencia del resultado del referéndum y el efecto contagio, optará por un papeleta conservadora (El Ibex 35 firma la mayor caída de su historia (-12,35%) tras el triunfo del ‘Brexit’).

Explican Silvia Zancajo y Ingrid Gutiérrez en ‘El Economista‘ este 25 de junio de 2016 que si en algo coinciden los expertos es en que el desplome de las bolsas, con sólo un día de reacción de los mercados, seguido de la jornada de reflexión, va a infundir miedo e incrementar la participación.

Por tanto, es la abstención lo que más fluctuará ante el tsunami inglés.

Según cálculos electorales, un 27,5 por ciento de los abstencionistas es favorable al PSOE, mientras el 25 por ciento es de origen del PP.

O lo que es lo mismo, el voto más tradicional, el bipartidismo clásico, popular o socialista en función de la provincia, podría ganar peso político si se moviliza más electorado del previsto en las últimas encuestas, y lo hace además a favor del denominado «voto de estabilidad«.

Desde el PP se apresuraron el viernes a convertir el Brexit en un arma electoral. El portavoz popular en el Parlamento Europeo, Esteban González Pons, aseguró que tras confirmarse la salida de Reino Unido de la UE en el referéndum:

«Los españoles tenemos que elegir en las elecciones del domingo en qué lado estamos, si en el de los europeístas o en el de los antieuropeístas».

«Si el próximo domingo en España gana Podemos, se va a interpretar como un nuevo mazazo a la UE», dijo en declaraciones a los medios en Valencia:

«El ‘Europa nos roba’ de los ingleses se parece demasiado al ‘España nos roba’ de los populistas catalanes».

Los indecisos en la izquierda

Entre los indecisos, el rechazo de los británicos a seguir dentro del proyecto comunitario favorece a los socialistas, ya que parte del electorado que duda entre Pedro Sánchez o Pablo Iglesias puede decantarse por el primero tras el referéndum.

Aunque la formación de Iglesias y Garzón nunca se haya posicionado en contra de la permanencia española en la Unión, Unidos Podemos puede verse perjudicado por el fuego que prendió el viernes la mayoría británica que dijo no a Europa.

Una llama que alimentó el PSOE, que en el último mitin de campaña, y a través de la intervención del expresidente del Gobierno, Felipe González, culpó al referéndum británico de «fracturar irreversiblemente» Reino Unido, que «hoy es más débil que ayer».

«No quiero correr esa aventura», afirmó González, vetando cualquier acuerdo con Podemos y haciendo un llamamiento a ir masivamente a las urnas el próximo domingo y votar al PSOE.

Otros analistas advierten, no obstante, que es complicado hacer un diagnóstico certero sobre el impacto del Brexit en el 26-J.

Así lo señala Diego Zuluaga, economista del Institute of Economic Affairs de Londres, que advierte que el Brexit también da argumentos a Pablo Iglesias para subrayar que el resultado de la consulta demuestra que la UE tal y como está planteada ahora no sirve. Ese punto de vista, explica Zuluaga, «favorece a los populismos y a los partidos antiausteridad».

Algo sobre lo que alertaron también desde Ciudadanos. Albert Rivera señaló que en Reino Unido «ha triunfado el miedo«, y a él, lo que le preocupa, es que en España también ganen «el miedo y el inmovilismo», porque no cambiar nada «da alas al populismo».

En Podemos, y ante un escenario a priori adverso, el partido de Pablo Iglesias trató de dar la vuelta a la situación. El propio Iglesias reaccionaba con todo cinismo en su cuenta oficial de Twitter:

«Día triste para Europa. Debemos cambiar de rumbo. De una Europa justa y solidaria nadie querría irse. Tenemos que cambiar Europa».

Unas declaraciones, que contradicen lo que afirmaban hace nada, pero en línea con la estrategia socialdemócrata que sigue Unidos Podemos en esta campaña, evitando ser identificados con posiciones extremistas y antieuropeístas, aunque hay que recordar que la formación morada coqueteó en sus inicios con una posible salida de España de la UE y la zona euro.

«Problema ajeno»

Para otros expertos, en cambio, lo más probable es que no veamos demasiado impacto del referéndum en el 26-J.

Así lo estima el profesor del IEB Miguel Ángel Bernal: «Principalmente porque el ciudadano entiende este problema como ajeno».

Es decir, los españoles acudiremos a votar el domingo en clave nacional.

En todo caso, y al margen de diagnósticos, las dudas, como pasé en Reino Unido, se despejarán en las urnas.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído