Daesh envió combatientes a España para atentar e instruir a jóvenes

‘The New York Times’ alerta de que cientos de operativos yihadistas han llegado a Europa desde Siria e Irak

Despachados por una suerte de «unidad de inteligencia», de nombre Emni, que hace las veces tanto de policía interna como de rama de operaciones en el exterior

Porque sois infieles, degenerados, seculares, liberales y radicales ateos

«Servicios secretos». «Soldados de infantería». «Estado Islámico».

El grupo terrorista Daesh ha tratado de imponer su narrativa trufada de términos militares desde su eclosión en la primavera de 2013.

The New York Times en su amplia cobertura del terrorismo yihadista, especialmente desde los atentados de París del 13 de noviembre, revela en una entrevista a unexcombatiente de ISIS encarcelado en Alemania que España, entre otros países como el país germano, Austria, Líbano, Túnez, Bangladesh, Indonesia y Malasia, ha recibido contingentes de «soldados de infantería», en terminología de Daesh, para preparar atentados.

Despachados por una suerte de «unidad de inteligencia», de nombre Emni, que hace las veces tanto de policía interna como de rama de operaciones en el exterior.

«El Emni ha pasado a ser fundamental en la maquinaria de terrorismo del grupo: sus pupilos llevaron a cabo los atentados de París y construyeron las bombas de las maletas que explotaron en el aeropuerto de Bruselas», explica Harry Sarfo, un alemán que viajó a Siria para unirse a Daesh. «The New York Times» se apoya también en «miles de páginas redactadas por los servicios de inteligencia franceses, belgas, alemanes y austríacos».

Este «operativo secreto» está comandado por el portavoz y jefe de propaganda de Daesh, Abu Muhammad al Adnani, que en 2014 comenzó su campaña para atraer a los «lobos solitarios» e instruirles en atacar a Occidente.

Según esta misma información, estos «agentes encubiertos» utilizarían a «hombres limpios», sin vinculaciones terroristas anteriores y fuera de las fichas policiales europeas, para ejercer de intermediarios entre jóvenes radicalizados dispuestos a atentar y quienes puedan enseñarles a hacer un chaleco suicida «y a acreditar que han seguido el manual de violencia de Estado Islámico».

Cuando decidió unirse a las huestes de Daesh, Harry Sarfo -que habla alemán y un más que fluido inglés- lo que quería era luchar en Siria e Irak, pero según cuenta, los reclutadores del servicio secreto tenían otros planes:

«¿Te importaría volver a Alemania? Necesitamos gente preparada en Alemania, Francia y Gran Bretaña».

Sarfo asegura que Estado Islámico pretende tener registrados a terroristas dispuestos a atentar en cualquier parte del mundo:

«Tratan de cubrir los huecos donde no tienen soldados o son muy escasos».

El periodista F.J. Calero publicaba en ABC hace unos días, basándose en información confidencial llegada a los servicios de Informaciones españoles, que Daesh dispone de un grupo específico llamado Al Andalus para diseñar y ejecutar atentados en España.

Nuestro país se encuentra desde hace un año en el nivel 4 (sobre 5) de alerta antiterrorista.

«Estamos en otros niveles que países como Francia. No hemos cometido los errores de crear guetos en barrios marginales en España. Somos una sociedad muy abierta que facilita la integración y tenemos 20 veces menos de radicales que Francia», explicaba a ABC Pedro Baños, coronel del Ejército de Tierra español y analista geopolítico.

Europa es el último frente de la guerra que quiere Estado Islámico con Occidente, al que busca someter a constantes atentados en los próximos meses. La última ola de pequeños ataques la sufrió Alemania hace unos días. «Daesh va a reivindicar todo lo que sea malo para Occidente», decía uno de los vecinos de Mohamed Lahouaiej-Bouhlel, el asesino de Niza, tunecino como él.

Para el experto en geopolítica Hyman Harold, Estado Islámico utiliza a potenciales psicópatas ofreciéndoles un «vocabulario» que les «despierta» y que pueden utilizar para legitimar sus intenciones de matar.

«Daesh ha apelado desde hace más de un año a ataques de todo tipo en Francia, en las casas, en la calle, con todas las armas posibles», apuntaba entonces el periodista franco-americano.

El reportaje de «The New York Times» llega un par de días después de la publicación del número 15 de la revista de Daesh en inglés, donde explica «por qué odia a Occidente».

«Porque sois infieles, degenerados, seculares, liberales y radicales ateos», alegaba la propaganda yihadista, que también insta a sus partidarios de nuevo a que si no puede vivir bajo la sharía en la tierra a la que emigra, deben jurar lealtad al líder de Daesh, Abu Bakr al Bagdadi, y «atacar a los infieles».

Ante su debilitamiento y repliegue en Siria, Irak y Libia, donde EEUU ha iniciado su campaña de ataques aéreos, la obsesión de Daesh atacar y desestabilizar como sea en Occidente se ha traducido en «cientos de operativos -según el diario neoyorquino- que han sido enviados a la UE y cien más solo en Turquía».

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído