Tres muertos tras un ataque con coche bomba en una comisaría de Turquía

El islamista Erdogán arremete contra Angela Merkel por acusarle de apoyar a grupos islamistas

La filtración de un informe confidencial del Gobierno germano inflama aún más las relaciones entre ambos países

El islamista Erdogán arremete contra Angela Merkel por acusarle de apoyar a grupos islamistas
Erdogán con Merkel. EP

El atentado registrado en la provincia de Van ha dejado 40 heridos, la mayoría de ellos civiles que se encontraban cerca

Los roces entre los países de la Unión Europea y Turquía se han convertido en una rutina diaria. Excepcional es el día en que alguna autoridad turca no muestra su rechazo público ante cierto comentario, crítica o decisión procedente de Occidente. Aunque el miembro comunitario que suma más choques con Ankara es, sin duda, Alemania. El último incidente se produjo este miércoles cuando la televisión pública germana, ARD, emitió el contenido de un documento confidencial del Gobierno de Berlín en el que acusa a Turquía de apoyar desde hace años a agrupaciones islamistas de todo Oriente Próximo.

«Como resultado de la islamización progresiva, especialmente a partir de 2011, de las políticas de interior y exterior de Ankara, Turquía se ha convertido en una plataforma de acción central para las agrupaciones islamistas de la región de Oriente Próximo», reza el documento. Los encargados de redactar este texto detallan a qué organizaciones se refieren: «Las numerosas demostraciones de solidaridad y negociaciones de apoyo para los Hermanos Musulmanes egipcios, Hamas y grupos de la oposición islamista armada en Siria a través del partido gobernante AKP y el presidente Erdogan subrayan su afinidad política».

Algunos de estos grupos islamistas están considerados organizaciones terroristas por EE.UU. y la UE, como es el caso de Hamas. Además, aunque el documento no clarifica a qué milicias islamistas en Siria apoya Ankara, entre estas se encuentra, por ejemplo, Jabhat Fatah al-Sham, la que hasta hace pocas semanas se denominaba Frente Al Nusra y hacía las veces de filial de Al Qaida en el país árabe.

Debilitar a Erdogan

En Turquía el informe alemán no ha sentado nada bien y las autoridades han negado con contundencia su contenido. Además han pedido al Gobierno alemán las «explicaciones necesarias». En concreto ha sido el Ministerio de Exteriores el encargado de exigir una aclaración a través de un comunicado: «Las acusaciones son una nueva manifestación de la mentalidad distorsionada que ha estado intentando debilitar a nuestro país mediante ataques (mediáticos) a nuestro presidente y nuestro Gobierno».

Ankara ha aprovechado la oportunidad para insistir en la «doble moral» europea a la hora de condenar el terrorismo. «Es obvio que tras estas insinuaciones hay círculos políticos en Alemania que tienen una doble vara de medir en la lucha contra el terrorismo, incluyendo las acciones del PKK (Partido de los Trabajadores del Kurdistán), que continúa golpeando a Turquía».

En el país euroasiático escuece que Alemania haya permitido la celebración de actos a favor de esta guerrilla, etiquetada como terrorista por Bruselas y Washington, mientras recientemente prohibieron que el presidente Recep Tayyip Erdogan se dirigiera a través de un vídeo a la multitud que se concentró en la ciudad alemana de Colonia para mostrar su rechazo al golpe de Estado del pasado 15 de julio.

Los roces entre Alemania y Turquía a causa de diversos motivos no han cesado desde que a principios de junio el Parlamento germano aprobó el reconocimiento de la matanza de armenios durante los últimos años del Imperio Otomano como un genocidio, algo que Ankara continúa negando con énfasis. Las autoridades turcas ya se han enfrentado a otros países europeos debido a este mismo asunto, como es el caso de Francia o Austria. Pero desde el fallido levantamiento de los militares turcos la relación entre los dos países se ha tensado de manera extrema. Esta filtración, por tanto, llega en un momento muy delicado.

Malestar en Alemania

De hecho, la polémica también ha creado malestar en el seno del Gobierno alemán pues el documento hecho público por la televisión germana fue elaborado por el Ministerio del Interior, que está en manos de los cristianodemócratas del partido de Angela Merkel, mientras que la cartera de Exteriores la controlan los socialdemócratas del SDP, los minoritarios de la coalición de gobierno.

El documento es una respuesta de Interior a una solicitud de información hecha por La Izquierda en el Bundestag y está basada en datos recopilados por los servicios secretos alemanes en el exterior.

El Ministerio de Exteriores alemán que dirige el socialdemócrata (SPD) Frank-Walter Steinmeier declaró a través de su portavoz Sawsan Chebli que que no habían sido consultados por parte de Interior y que su ministerio «no está de acuerdo» con la información. El portavoz de Interior alemán Johannes Dimroth ha indicado que fue «un error» no consultar a Exteriores.

Te puede interesar

Booking.com

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído