Escándalo en Reino Unido

Sacuden al líder laborista Corbyn hasta en el velo del paladar por cobrar de una TV iraní

El 'progre' siguió colaborando con los ayatolás después de que al canal se le retirase la licencia por emitir la confesión de un periodista torturado

Sacuden al líder laborista Corbyn hasta en el velo del paladar por cobrar de una TV iraní
Jeremy Corbyn. EP

El primer motivo de polémica fueron los notables emolumentos y bienes de quien se presenta como un frugal líder de extrema izquierda

La declaración pública de bienes de Jeremy Corbyn en el registro de los Comunes le ha traído quebraderos de cabeza cuando está inmerso en una nueva batalla electoral por el liderazgo laborista, cuyo resultado se conocerá a fin de mes.

El primer motivo de polémica fueron los notables emolumentos y bienes de quien se presenta como un frugal líder de extrema izquierda.

Cobra el equivalente a 163.000 euros anuales, posee una casa valorada en 720.000 euros y un fondo de pensiones de 1,9 millones.

La segunda polvareda llega porque se ha destapado que entre 2009 y 2012 percibió dinero de una TV estatal iraní, Press TV, cuya licencia fue revocada por la autoridad audiovisual por haber emitido la confesión de un periodista torturado.

Como explica Luis Ventoso en ‘ABC‘ este 5 de septiembre de 2016, al igual que Pablo Iglesias, que en su día se autodefinió en un artículo como el Corbyn español, el líder laborista ha visto desprestigiada su figura por cooperar con la televisión de un régimen que se distingue por vulnerar los derechos humanos. En cuatro años, Corbyn percibió el equivalente a 23.800 euros por parte de Press TV (5.960 euros por cada una de sus cuatro intervenciones).

En ese periodo de tiempo, el régimen teocrático ahorcó a 1.314 personas. En el tercer año de Corbyn como tertuliano fueron ajusticiados en la horca tres hombres homosexuales. El mandatario laborista, de 67 años, ha alegado que acudía al canal para «plantear cuestiones de derechos humanos», pero no expresó queja alguna por lo sucedido.

También guardó silencio cuando participantes en los programas hablaban ante él de «mentiras sionistas» y definían al Estado de Israel como «una enfermedad». Press TV, dirigida por el régimen de Teherán, incluso emitió un documental donde situaba a Israel tras el atentado del 11-S.

Ofcom, la autoridad gubernamental que regula el sector audiovisual británico, retiró al canal iraní en 2011 su licencia para emitir en Reino Unido. La razón fue la emisión de una confesión leída por Maziar Bahari, un periodista iraní de «Newsweek», arrancada bajo tortura y amenazas, según reveló él mismo al verse por fin libre tras 118 días preso.

El canal no solo ofreció la confesión, sino que se encargó de grabarla. Ofcom lo multó primero con cien mil libras y tras una investigación más extensa acabó retirándole la licencia.

Volvió al plató

Pese a la suspensión, Corbyn volvió a acudir a los platós británicos de Press TV seis meses después, cuando solo podía verse en el extranjero o a través de internet, y cobró sus últimos 5.900 euros. Ante las críticas por haber percibido 20.000 libras de un canal del régimen de Irán, su reacción ha sido decir que «no es una cantidad enorme».

Un nuevo error, porque la prensa inglesa recuerda que el 45% de la población británica cobra anualmente 20.000 libras o menos. El periodista torturado ha tachado de «tontos útiles» a los izquierdistas occidentales que se prestan a colaborar con los medios iraníes en el extranjero.

«Están contra EE.UU, o contra el capitalismo, y acaban cooperando con cualquiera que esté contra el Gobierno americano, incluidos regímenes con récords atroces contra los derechos humanos, como Irán».

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído