La victoria de Trump es un espaldarazo a las posibilidades de Marine Le Pen en las presidenciales

El 30% de los obreros franceses votan ya a la extrema derecha encarnada por el Frente Nacional

Marine ha hecho campaña a favor de Trump, insistiendo en el paralelismo de los programas del nuevo presidente norteamericano y la extrema derecha francesa

El 30% de los obreros franceses votan ya a la extrema derecha encarnada por el Frente Nacional
Marine Le Pen EFE

La extrema derecha francesa hace años que defienden políticas muy semejantes al programa electoral del presidente electo en los EEUU

La victoria de Donald Trump da un espaldarazo espectacular a Marine Le Pen, que ya se cotizaba como ganadora en la primera vuelta de las próximas elecciones presidenciales de abril y primeros de mayo de 2017 (Las medidas económicas que aplicará Trump: Vuelta al ‘Made in USA’ y rebaja de impuestos).

Una hora antes que se conociese el resultado definitivo del voto estadounidense, Marine Le Pen se apresuró a enviar un mensaje de «simpatía y solidaridad» a Trump y al pueblo norteamericano «libre» (Marine Le Pen se viene arriba con el Brexit y exige ya un referéndum para que los franceses se vayan de la UE).

Explica Juan Pedro Quiñonero en ‘ABC‘, este 9 de noviembre de 2016 que, a su manera, la presidenta del Frente Nacional (FN, extrema derecha) ha hecho campaña a favor de Trump desde hace meses, insistiendo en el paralelismo de los programas del nuevo presidente norteamericano y la extrema derecha francesa (Errejón constata un hilo común entre Podemos y Marine Le Pen: ese hilo se llama fascismo).

Marine Le Pen se cotiza desde hace meses como previsible ganadora de la primera vuelta de la próxima elección presidencial, con un 26 o un 30 % de intenciones de voto.

Con ese resultado potencial, la candidata de la extrema derecha «pesaría» más que todos los candidatos del conjunto de las izquierdas y podría sacar varios puntos de ventana a cualquier candidato de centro o derecha.

Eliminados por Marine Le Pen, en la primera vuelta, François Hollande, Manuel Valls y todos los candidatos potenciales de todas las izquierdas, la candidata de la extrema derecha se enfrentaría en la segunda y decisiva vuelta al candidato conservador, Alain Juppé o Nicolas Sarkozy, que podrían ganar la vuelta decisiva gracias al voto del centro, la derecha y la izquierda.

El triunfo de Donald Trump da a Marine Le Pen un empujón de alcance imprevisible. El voto norteamericano ha «liberado» un voto popular que ya era muy favorable a Marine Le Pen desde hace años.

Más de un 30 % de los obreros franceses votan a la extrema derecha desde hace muchos años. Los estrategas electorales de la extrema derecha ya manejan esta imagen electoral: «Trump a la Casa Blanca, Marine Le Pen al Elíseo».

La «dinámica» internacional del voto Trump ofrecerá a Marine Le Pen un campo de batalla inflamable.

La extrema derecha francesa hace años que defienden políticas muy semejantes al programa electoral del presidente electo en los EEUU: expulsiones masivas de inmigrantes, ruptura con el liberalismo económico, cierre de fronteras comerciales.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído