El ex primer ministro irá a las legislativas con el partido de Macron

Manuel Valls: «El Partido Socialista francés está muerto»

El ex primer ministro rehace su plan político

Manuel Valls: "El Partido Socialista francés está muerto"
El ex primer ministro socialista Manuel Valls. FR

El ex primer ministro socialista afirma no tener miedo a ser expulsado de su partido y dice que ”el partido socialista está muerto, pero no sus valores”

El ex primer ministro francés Manuel Valls ha anunciado este 9 de mayo de 2017 su deseo de concurrir como candidato a las elecciones legislativas del próximo mes de junio por La República en Marcha, el rebautizado movimiento político del presidente electo, Emmanuel Macron, en lugar de por el Partido Socialista (PS), bajo cuyas siglas intentó ganar el Elíseo.

«Seré candidato de la mayoría presidencial», ha dicho en una entrevista concedida a la cadena gala RTL.Tras la derrota en las elecciones primarias, Valls apoyó a al candidato de En Marcha! ya en primera vuelta de los comicios generales.

La maniobra ha sido recibida con mucha cautela por el equipo de Macron, que se ha apresurado a aclarar que Valls no ha realizado aún el procedimiento requerido para ello y que, en cualquier caso, será tratado como cualquier otro aspirante a candidato.

«Quiero inscribirme en el movimiento La República en Marcha», ha dicho el que fuera jefe de Gobierno del presidente saliente, François Hollande. Valls ha explicado que este cambio obedece al «éxito» de Macron en las elecciones presidenciales y a que su programa de gobierno coincide con el que él concurrió a las primarias socialistas.

«Llamo a todo el que se reconozca en su programa a implicarse plenamente», ha instado, a la par que ha negado enfáticamente que se trate de una traición o «emboscada» a un Partido Socialista que justamente se reúne este martes en París para discutir sus listas a las elecciones legislativas.

«Porque soy un republicano, porque soy un hombre de izquierdas, porque sigo siendo un socialista, no voy a renegar de 30 años de mi vida política, porque he ejercido responsabilidades y sé que gobernar Francia es difícil», ha enumerado Valls sus razones.

No obstante, ha reconocido que en su decisión también ha pesado el descalabro electoral del PS, cuyo candidato, Benoit Hamon, quedó quinto en la primera vuelta del 23 de abril.

«Este Partido Socialista está muerto, hay que superarlo, seamos claros, y ahora es esencial garantizar una mayoría a Emmanuel Macron» porque la división sería «fatal», ha esgrimido. Interrogado sobre sus conocidas diferencias con Macron cuando ambos eran miembros del Gabinete Hollande, el ex primer ministro ha restado importancia a las mismas.

«Están superadas», ha afirmado. «Hay que olvidar los rencores», ha apostillado Valls.

La maniobra del ex primer ministro socialista, aunque no suponga una sorpresa absoluta, ha sido rápidamente criticada por algunos de sus antiguos colegas socialistas.

«No, esta vez no te seguiré», ha reaccionado por las redes sociales el alcalde socialista y hombre próximo a Valls Luc Carvounas.

«Yo soy un progresista reformista, pero también un socialista ligado a su partido y sus valores», ha agregado. El diputado socialista Mathieu Hanotin ha declarado en la cadena BFM-TV que el PS continuará sus planes con o sin Valls. «Nuestro objetivo es simple, lograr una mayoría de izquierdas. Valls ya no está en ese proyecto», ha dicho.

Tampoco está claro si Valls podrá cumplir sus nuevos planes. Altos responsables del movimiento de Macron han recordado que existe un procedimiento de inscripción para registrarse como candidato y que cualquier nombre, sea quien sea, será tratado de igual manera por la comisión interna encargada de analizar las postulaciones.

«Siento mucho respeto por Valls, pero la investidura no es algo automático. Deberá presentar un acta, como yo», ha dicho el portavoz de Macron, Christophe Castaner.

«Escuche, él no ha sido investido por la Comisión Nacional de Investidura, así que su candidatura se me escapa (…) Tendrá que presentar su candidatura como cualquiera, porque las reglas son las mismas para todos. No creo que lo haya hecho aún (…) pero quedan 24 horas.

El procedimiento es el mismo para todos, incluido el ex primer ministro», ha insistido también el portavoz de República En Marcha, Benjamin Griveaux, en una entrevista en Europe 1. También el presidente de la Comisión de investidura ha dejado claro que el tiempo corre contra Valls.

«Para que su candidatura sea analizada, tiene que depositarla en el sitio en Internet creado para ello», ha explicado a Figaro Jean-Paul Delevoye.

Y el tiempo «empieza a ser justo», ha advertido.

Macron, que se impuso en la segunda vuelta del domingo frente a la líder ultraderechista Marine Le Pen, tomará posesión el 14 de mayo y podrá formar entonces un Gobierno.

Sin embargo, la mayoría parlamentaria resultante de las elecciones de junio determinará la continuidad del Ejecutivo y el poder de decisión del nuevo presidente.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído