La banda terrorista no tiene ahora actividad militar sino política

La policía francesa certifica que los asesinos de ETA esconden la cuarta parte de su arsenal

La policía francesa certifica que los asesinos de ETA esconden la cuarta parte de su arsenal
Una pistola Beretta. PD

ETA no tiene actividad militar, sino únicamente política, indicó este 21 de noviembre de 2017 el comandante de la Subdirección Antiterrorista de la policía francesa (SDAT) Laurent Hury, que reconoció no poder garantizar si el abandono de la acción armada es irreversible.

«No hay operaciones militares» desde las últimas acciones violentas atribuidas a la banda en 2011 (sus últimos robos conocidos de coches fueron en 2013) y «ETA no continúa ahora su lucha más que a nivel político».

Hury se pronunció ante el Tribunal de lo Criminal de París, que desde ayer juzga en apelación a cuatro de sus miembros por el asesinato en 2010 de un policía francés.

Precisó que esa iniciativa política se centra en el acercamiento de los presos (hay 65 en las prisiones francesas y 255 en las españolas), el desarme y la llamada «desmilitarización», es decir, su intención de que se retiren las fuerzas del orden españolas del País Vasco.

Preguntado por la abogada Géraldine Berger de la Asociación Francesa de Víctimas del Terrorismo (AFVT) sobre una posible reanudación de la violencia, reconoció no saber «si podrían volver a la acción militar», más allá de constatar que ahora no se da y que los etarras «más virulentos» están encarcelados.

Hury no quiso hacer conjeturas y admitió que en el seno de la banda hay algunas disensiones sobre la estrategia, pero «no un divorcio».

Sobre el proceso de desarme, que ETA da por hecho, el oficial antiterrorista puntualizó que faltan por requisar diferentes elementos del arsenal, y en particular un centenar de las 404 pistolas que un comando había robado en octubre de 2006 en Vauvert, en el sureste de Francia.

Eso teniendo en cuenta que el pasado abril la organización dio las coordenadas de una serie de zulos en el suroeste de Francia en el que tenía escondidas algunas de pistolas de Vauvert y otro material militar.

Según Hury, ETA sufrió «un debilitamiento lento pero cierto», en particular desde 2009, gracias a diversas operaciones policiales que condujeron a la declaración en octubre de 2011 del abandono definitivo de la lucha armada.

El Tribunal de lo Criminal de París está juzgando a Arkaitz Aguirregabiria del Barrio, Josu Urbieta Alcorta, Xabier Goienetxea Iragorri e Izaskun Lesaka Argüelles por el enfrentamiento con una patrulla policial en marzo de 2010 en Villiers en Bière, a unos 40 kilómetros al sur de París, que terminó con la muerte a tiros del brigadier jefe Jean-Serge Nerin.

Este policía es el último muerto de la banda terrorista y la única víctima mortal entre las fuerzas del orden francesas.

ETA: Víctimas, asesinos y compinches

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído