Rechazan cualquier comparación con Cataluña y aspiran solo a «más autonomía»

El nacionalismo corso arrasa en las urnas y reclamará un estatuto de autonomía a París

El nacionalismo corso arrasa en las urnas y reclamará un estatuto de autonomía a París
Los catalanes, más gilipollas que los corsos en Charlie Hebdo. PD

Autonomistas y nacionalistas moderados consiguieron este 10 de diciembre de 2017 una mayoría absoluta muy amplia en la nueva Asamblea regional de Córcega, con el 56-57 % de los votos, y entre 40 y 42 de los 63 escaños, según las primeras estimaciones oficiosas, pero muy fiables,

La lista Pè a Corsica (PaC, Por Córcega) consiguió el pasado 3 de diciembre el 45,35% de los votos de una primera vuelta marcada por una abstención superior al 48%. En la segunda ronda, con una abstención de la misma envergadura, la coalición ha incrementado en ocho o nueve puntos su primer triunfo.

Como recoge Juan Pedro Quiñonero en ‘ABC‘, las listas lideradas por Jean-Martin Modoloni (derecha regionalista) y Valérie Bozzi (centro derecha regional) consiguieron el 14,97 y 12,77% en la primera vuelta.

Este domingo lograron entre 16,5 y 13,3. En la nueva asamblea regional apenas contarán entre 8-9 y 6-7 escaños, respectivamente. Unidos o separados, serán una oposición muy minoritaria.

En la primera vuelta, la lista de Jean-Charles Orsucci, el hombre de Emmanuel Macron en Córcega, consiguió un modesto 11,26% en la primera vuelta. Este domingo consiguió entre un 11 y un 12%. Puede aspirar a 5 ó 6 escaños. Muy mayoritario en el resto de Francia, Macron es muy minoritario en Córcega.

Un Estado modesto

Gilles Simeoni, hijo de unos de los patriarcas fundadores del nacionalismo corso de nuestro tiempo, se confirma como el nuevo hombre fuerte de Córcega, y podrá estar al frente del nuevo poder regional, en un momento de grandes cambios administrativos.

A partir de primeros de enero, Córcega será administrada por una sola colectividad territorial. Se suprime un departamento. Se suprime parte de la administración local. Y la nueva Asamblea y el presidente de la nueva colectividad territorial tendrán más poder para administrar las mismas subvenciones del Estado.

Saliendo al paso de cualquier duda (inexistente), Simeoni insistió una y otra vez, durante la pasada campaña electoral, en este dato político esencial: «Córcega no tiene nada que ver con Cataluña, ni demográfica, ni económica, ni cultural, ni políticamente. Nosotros solo queremos mayor autonomía para gobernar nuestra isla».

Córcega tiene desde 1982 un estatuto de autonomía muy modesto, que ha evolucionado de manera liliputiense durante 35 años. Las lejanísimas veleidades «indepes» de los años 70 del siglo pasado hace tiempo que fueron enterradas piadosamente.

Con una economía local frágil y amenazada, basada en el turismo local y una agricultura muy modesta, Córcega vive económicamente gracias a las subvenciones del Estado, que recupera parte del dinero público a través de la fiscalidad local. La coalición Pè a Corsica (PaC, Por Córcega) cree posible gobernar mejor con «más autonomía». La Asamblea regional y el gobierno corso tienen responsabilidades en transportes,, la enseñanza y las infraestructuras.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído