Mundo
Gonçalo Amaral, Madeleine cuando desapareció y los padres Kate y Gerry McCann. EP

Es inasequible al desaliento y no parece tener miedo a nada Gonçalo Amaral.

Gonçalo es un tipo que levanta ampollas y wn algunos casos, odio sarraceno (El padre de Madeleine McCann, cuenta cómo vivió la dantesca noche en que desapareció su hija).

 No por su trabajo como policía sino por su rol como escritor. Es que luego de haber sido el encargado de la búsqueda de la pequeña Madeleine McCann, el detective dedicó sus días a escribir y a provocar un escándalo de consideraciones imperiales para el Reino Unido (La terrible noticia que los padres de Maddie McCann no querían escuchar está cada vez más cerca).

En juicio con Kate y Gerry McCann, Amaral insiste en su provocadora teoría sobre la pequeña y el papel que aquella fatídica noche del 3 de mayo de 2007 ("La joven Madeleine McCann está viva, sin saber que la buscan, y nunca ha salido de Portugal" ).

Con su libro La Verdad de la Mentira el investigador-autor ganó más de medio millón de dólares, algo que un agente pocas veces puede reunir con sus tareas diarias. Los padres de la niña presionan más para que una gran porción de esas ganancias vaya para su familia a la que considera perjudicada por la horrenda hipótesis de Amaral.

Amaral, por entonces jefe de la policía en Portugal, cree que Maddie murió en un accidente en el apartamento que arrendaban en Praia da Luz, Algarve, que sus padres fueron responsables del hecho y que ocultaron e hicieron desaparecer el cuerpo para evitar ser enjuiciados.

"Si Gonçalo Amaral continúa haciendo estas afirmaciones escandalosas, encontrará que tendrá una dura lucha entre sus manos. Kate y Gerry no van a dejar que se salga con la suya con lo que dijo sobre ellos", dijo un amigo cercano a la familia McCann, indignado con las teorías del ex policía, al diario inglés The Sun.

Amaral hizo una buena fortuna gracias a su libro y a un DVD que publicó sobre el hecho, en el cual ensucia a los padres de Madeleine y los involucra directamente en la muerte y desaparición del cuerpo.

En 2009 ya perdió un juicio, pero las instancias superiores le dieron el derecho a poder hablar sobre el asunto.

Los McCann llevaron la batalla legal a la Corte de Derechos Humanos de Estrasburgo, donde esperan un fallo a su favor.

Maddie desapareció de un complejo hotelero en Praia da Luz, Portugal, el 3 de mayo de 2007 por la noche. Sus padres habían salido a comer con amigos a un restaurant a unos cientos de metros y dejado en soledad a la niña con sus hermanos gemelos más pequeños.

Durante la comida, entre ambos se turnaban para ir a ver que sus hijos estuvieran bien en ese tranquilo pueblo veraniego portugués. Pero la última vez que hicieron la ronda, Madeleine -quien por entonces tenía 3 años- ya no estaba allí.

El caso de Maddie McCann ha despertado intriga e interés no sólo en el Reino Unido y en Portugal.

La historia comenzó a circular de inmediato por todo el mundo despertando una cacería que llegó a cada rincón del planeta. También disparó un sinfín de teorías, como la de Amaral o incluso peores contra los padres de la menor.