Salvajes altercados callejeros en las 'no go zones' de Francia, que se saldan con centenares de detenidos y con 250 coches quemados

La paliza de unos musulmanes a una policía en Nochevieja que pone a Macron de mala uva

"Los autores del linchamiento criminal y cobarde a los policías que cumplían con su deber serán castigados"

Bien se guardan medios como ‘Le Monde‘ de poner las palabras ‘inmigrantes’ o ‘musulmanes’ en sus textos dando cuenta de la noticia, aunque basta echar un vistazo a los comentarios en las redes sociales francesas, para darse cuenta de lo hartos que están los ciudadanos de esos lares de los vecinos de las ‘no go zones’ -barrios donde rige la sharia o ley islámica- a quien culpan de tantos desmanes callejeros. 

No en balde en Francia hay contabilizados más de 600, donde ni los católicos ni la policía se atreven a poner un pie si no quieren salir trastabillados.

En esta ocasión, sin embargo, los inmigrantes de turno la han montado en Champigny-sur-Marne, donde dos agentes de policía fueron atacados brutalmente durante esta Nochevieja por un grupo de 30 inmigrantes, no sin antes haber quemado otros compatriotas suyos 250 coches en los alrededores.

A una de las víctimas , una gendarme, tal y como se puede ver en el vídeo que acompaña a estas líneas, le reventaron la cara a patadas, y al otro le rompieron la nariz fuera de imagen.

El ministro de Interior, Gérard Collomb, contó en su cuenta de Twitter que había hablado con los dos policías y afirmó que se estaba haciendo lo posible para que «los cobardes autores de estos actos incalificables sean detenidos y condenados».

Emmanuel Macron, presidente de Francia, ha dejado claro mientras anuncia de paso un endurecimiento de la política migratoria en 2018, que la Ley actuará contra estos agresores:

«Los autores del linchamiento criminal y cobarde a los policías que cumplían con su deber serán castigados. Queremos transmitir todo nuestro apoyo a los oficiales vilmente agredidos».

 

Los dos agentes fueron agredidos cuando intervinieron en el momento en el que un grupo de jóvenes fueron expulsados de una fiesta privada e intentaron volver a entrar usando la fuerza. Ambos fueron golpeados fuera de su vehículo.

La agresión a los policías solamente cesó cuando llegaron refuerzos antidisturbios, viéndose obligados a usar granadas de humo para que el grupo de agresores se dispersara.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído