HAY GENTE PARA TODO

El novio controlador quería convertir a su chica en un ‘robot sexual virginal’ y la mantuvo cautiva una semana

Christopher Cooksey llamó al trabajo de su ex para decir que la chcia había sufrido un accidente automovilístico, después de haberla golpeado como una bestia

El novio controlador quería convertir a su chica en un 'robot sexual virginal' y la mantuvo cautiva una semana
El matón Christopher Cooksey y su novia y víctima Stephanie Watkiss. EP

El violento matón quería convertir a su chica en su «robot sexual virginal» y la mantuvo como rehén.

Christopher Cooksey golpeó «despiadadamente» a su novia y la retuvo cautiva durante una semana para ocultar sus heridas.

El bruto comenzó a abusar de ella después de ponerse celoso por sus relaciones anteriores.

Una corte escuchó que la joven de 33 años comenzó una relación con Stephanie Watkis, de 29 años, después de conocerla en un gimnasio en septiembre de 2017, pero semanas después realizó el primero de una serie de ataques contra ella.

En un incidente en diciembre, encontró una foto en su teléfono de un hombre en el que había estado «interesada» dos años antes.

Cooksey, de Pontypool, Gwent, la golpeó repetidamente mientras estaba acostada, dejándola con un ojo morado y un brazo magullado antes de obligarla a beber una botella de ron.

Luego la retuvo como su «prisionera» durante una semana para ocultar sus lesiones físicas y usó su teléfono para decirle a sus empleadores que estaría fuera del trabajo después de un accidente automovilístico.

También controló la elección de ropa y maquillaje de la indefensa Watkis, y le robó el teléfono, cortándola toda comunicación con su  familia y  amigos después de que ella se mudara a su departamento . La hizo  «totalmente dependiente» de él.

Este 3 1de octubre de 2018, el fiscal Roger Griffiths leyó una declaración sobre el impacto en la víctima de la señorita Watkis, quien dijo que le diagnosticaron un trastorno de estrés postraumático y depresión debido a la relación violenta.

La señorita Watkis explicó:

«Él siempre solía decir ‘esto no es un juego’ y eso es lo que escucho en mis pesadillas».

«Ha impactado enormemente mi habilidad social y ahora desconfío de la gente».

«Antes, era una persona alegre, amistosa y acogedora. Estaba despreocupada. Ya no es así».

Cooksey fue declarado culpable de dos cargos de agresión que ocasionaron daños corporales reales, asalto común y encarcelamiento falso luego de un juicio en el Tribunal de Newport.

Harry Baker, el abogado defensor del animal, argumentó ante el tribunal que Cooksey no tenía condenas anteriores, y tanto su cliente como la señorita Watkis habían admitido que era una «mala relación».

El juez Thomas Crowther QC no se anduvo con rodeos y concluyó que Cooksey se «obsesionó» con la cantidad de hombres con los que la señorita Watkis se había acostado antes que él.

«Se hizo muy rápidamente claro que tienen un ego frágil, una piel delgada y un mal genio».

«No tengo dudas de que querías que la señorita Watkis fuera tu pareja, pero no como humana, como mujer, sino como un lienzo en el que podrías proyectar tu imagen de fantasía de una mujer sin historia, sin pasado, sin familia, no hay interés excepto tú.»

«Ella no coincidió con tu deseo de un robot virginal en blanco».

«La atacaste, golpeándola mientras yacía en el suelo acurrucada en una bola, como ella dijo, como un perro»

«La aislaste dentro de tu casa. La hiciste sujeta a tu dominio.

«Hiciste cumplir eso con una violencia despiadada, usando tu poder físico para subyugarla y con un comportamiento degradante».

«Usted ha causado un daño psicológico físico y duradero grave. La llevó al borde de la tragedia».

A Cooksey le impuso una sentencia extendida de seis años, lo que significa que pasará cuatro en custodia antes de ser puesto en libertad.

También recibió una orden de restricción de 10 años en relación con la señorita Watkis.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído