Mundo
La estudiante española Natalia Sánchez Uribe. EP

Un suspiro inmenso de alivio, sobre todo de sus padres (El misterio de la desaparición de Natalia en París: ni "se sentía en su sitio", ni "tenía grupo de amigos").

Natalia Sánchez Uribe está viva y bien (Hallan la mochila, el móvil y el portátil de la estudiante española desaparecida hace 7 dias en París).

La Policía francesa había localizado en la calle hace unos días a la estudiante española de erasmus desaparecida en París desde el 1 de mayo de 2019.

No llevaba documentación y aunque los gendarmes consideraron que estaba «en buen estado» aunque algo «desorientada», la trasladaron a un hospital parisino.

En los últimos días antes de su desaparición la estudiante expresó a algunas de sus amigas su intranquilidad ante la posibilidad de estar siendo vigilada.

Una de ellas declaró el lunes que Natalia decía sentirse «seguida» y «observada».

Ella deseaba volver pronto a España, porque no había logrado hacer amistades en la capital francesa y se sentía «sola y agobiada», según dicha fuente. Sus conocidos contaron a la policía que la encontraban «rara».

Natalia Sánchez Uribe no tenía diagnosticada ninguna enfermedad mental.

Desde su desaparición las autoridades policiales, hospitalarias y universitarias francesas guardan silencio sobre lo ocurrido. Los padres pidieron que el caso no se convirtiera en un «circo». Ambos se han desplazado a la capital francesa para colaborar con la Policía.

Este miércoles se cumplía una semana de su desaparición. El 1 de mayo decidió abandonar el estudio de alquiler donde había vivido una temporada. Natalia Sánchez llegó a trasladar dos maletas al piso de la amiga con la que iba a vivir. Dijo que volvería con una tercera maleta. Pero ya no regresó.

Desde entonces sus sus perfiles en Facebook y en Instagram, se encontraban inactivos. En su página de Facebook había pensamientos y comentarios de diversos autores relacionados en buena medida con el modo en que deben afrontarse los problemas vitales cuando aparecen.