REPORTAJE PD/ VENTA ILEGAL EN EL SUBURBANO MADRILEÑO

Los comerciantes del Metro de Madrid se hartan de los manteros de Carmena: «No soy racista, pero con mi pan no van a jugar»

Los dueños de los establecimientos exigen a las instituciones que hagan algo efectivo contra la venta ilegal

¡Ya no pueden más! Los comerciantes del Metro de Madrid se han hartado de ver como proliferan los manteros que, hasta la fecha, ha protegido la alcaldesa Manuela Carmena, y que ahora invaden el suburbano madrileño perjudicando la actividad de los negocios legales.

No es la primera vez ni mucho menos que los manteros se sitúan en las principales estaciones del suburbano madrileño e intercambiadores, afectando al tránsito de viajeros, suponiendo un grave peligro en caso de emergencia y también afectando a los diferentes comercios de los intercambiadores.–Los manteros de Carmena arruinan a los comerciantes madrileños: «Si esto sigue así, tendremos que cerrar e irnos al paro»–

Periodista Digital ha estado en varios intercambiadores y estaciones de la red de metro para comprobar los diferentes puntos de venta ambulante ilegal instalados y poder conocer de primera mano la situación diaria que tienen que sufrir los comercios.

En los largos pasillos junto con las escaleras mecánicas y el cruce de varias correspondencías de líneas es donde se suelen instalar. Buscan un rincón donde el tiro de cámara es complicado o donde no existe ninguna cámara de videovigilancia.

En esos puntos empiezan a comercializar todo tipo de productos: gafas, bolsos o camisetas falsificadas a precios asequibles para el consumidor. El flujo de pasajeros es cada vez mayor ya que este medio de transporte cuenta con miles de pasajeros al día, por lo que la venta es mucho más fácil.–Carmena permite que los manteros vuelvan al centro tras el falso veto de expulsarlos por Navidad–

PUNTOS MÁS CALIENTES

Las estaciones preferidas por estos vendedores son Legazpi, Avenida de América o la estación de Plaza Elíptica conectando con el intercambiador.

En el pasillo de la estación de Plaza Elíptica, que conecta las líneas 6 y 11, un par de mujeres venden empanadas y panes calientes de extraña procedencia. Llevan la mercancía en unas cajas de cartón que apoyan sobre el carro de la compra. Son de queso y carne y la ofrecen a los pasajeros que se transitan rápidamente y con aglomeraciones.

Hablamos con Pablo, dueño de una panadería en el intercambiador de Plaza Elíptica y nos cuenta que todos los días a la hora de comer, estos vendedores se instalan en el pasillo del metro y empiezan a vender pan y empanadas. Una situación que afecta directamente a su comercio ya que muchos pasajeros en vez de comprar el pan en su panadería se lo compran a ellos.

Nosotros pagamos impuestos, luz, agua, seguridad social, trabajadores y tenemos que sacar adelante a nuestras familias. Llegan con su carrito, lo venden todo a euro, a euro y medio y hasta también se atreven ya a vender bebidas. Yo no soy racista, pero está claro que tampoco voy a permitir que jueguen con mi pan

También nos cuentan, que tanto la seguridad del Metro como la del Intercambiador no pueden hacer nada. Según dicen, les avisan para que se marchen, hacen el amago de irse pero a los diez minutos vuelven a aparecer.–La distensión de Carmena con los manteros se le vuelve en contra: los comerciantes de uñas y ellos la llaman racista–

Los comerciantes piden a las instituciones que hagan algo efectivo contra la venta ilegal ya que son ellos los perjudicados de siempre. Fuentes de la Comunidad de Madrid señalan que ha pedido un número «adecuado» de policías municipales y nacionales para que puedan actuar «de manera diligente» para evacuar de las instalaciones de Metro a los manteros que venden sus productos en el interior de las instalaciones del suburbano.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído