LOS ESPAÑOLES Y LA JUSTICIA

El juez de Italia da la custodia ‘exclusiva’ de los dos niños de Juana Rivas a su exmarido

La sentencia da la razón a Francesco Arcuri y permitirá a la madre visitar a sus hijos en Italia

El juez de Italia da la custodia 'exclusiva' de los dos niños de Juana Rivas a su exmarido
Juana Rivas. EP

La sentencia es un mazazo y no sólom para la madre, sino también para todos, incluyendo políticos y periodistas, que la apoyaton sin restricciones (La Audiencia confirma la condena de 5 años de prisión para Juana Rivas por ‘robar’ a sus hijos).

El juez italiano a cargo del caso de Juana Rivas desde noviembre de 2017 ha decidido finalmente dar al padre la custodia «exclusiva» de los hijos en común de la madre y su expareja, Francesco Arcuri (Juana Rivas vuele a denunciar a su ex pareja en Italia por supuesto maltrato a uno de sus hijos).

El fallo, al que ha tenido acceso Leo Rama de ABC, ha sido conocido este 20 de marzo de 2019 -fue emitido el 14 de marzo- tras quedar visto para sentencia el pasado 21 de febrero.

Este nuevo varapalo judicial llega después de que la Audiencia de Granada confirmara la sentencia que pesa sobre ella en España por huir con los niños de Italia en 2016 sin el consentimiento paterno.

El fallo del Tribunal de Cagliari, en la isla de Cerdeña, reconoce así por la vía civil en primera instancia que solo el progenitor podrá tener la custodia de los niños, si bien reconoce un régimen de visitas a la madre, la cual fue condenada en 2018 a cinco años de prisión y seis de inhabilitación de la patria potestad por el Juzgado de lo Penal 1 de Granada por sustracción de menores; sentencia que fue ratificada la pasada semana por la Audiencia de Granada y que será recurrida ante el Tribunal Supremo por la defensa de Rivas.

Régimen de visitas

La madre podrá ver a sus hijos un fin de semana cada dos si vive en Italia o uno de cada cinco si reside en España. Además, Juana Rivas podrá llevarse a sus hijos a España cada dos meses, por Navidad y también en verano.

Además, Rivas deberá contribuir al mantenimiento de los pequeños con una aportación de 300 euros mensuales para ambos, además del 50% de gastos extraordinarios. No conforme, su defensa ya ha anunciado que recurrirá también este fallo en la jurisdicción italiana.

La sentencia pone énfasis en la intención de procurar «la solución más adecuada a las necesidades de los menores, preservando su equilibrio mental y físico», algo que no sería posible bajo la tutela de la madre.

«No se da cuenta de las consecuencias de sus acciones reales y psicológicas para sus hijos, muestra un funcionamiento psíquico patológico grave, asociado con una desorganización del pensamiento».

Eso recoge el juez en su escrito, que cita el informe psicológico pericial realizado durante la instrucción.

«Alienación parental»

«Ha demostrado grandes habilidades manipuladoras hacia los menores», sostiene la sentencia italiana:

«Su competencia parental se ve seriamente socavada».

El fallo se apoya en la pericial psicológica realizada, que afirma que los niños padecen el llamado síndrome de alienación parental (SAP), una supuesta patología que el Consejo General del Poder Judicial de España considera que carece de base científica y ha sido ampliamente rechazada por colectivos feministas.

Por otro lado, la misma pericial en la que se basa la sentencia reconoce que Francesco Arcuri es «un padre funcional y adecuado, receptivo y moderado» que ha demostrado «proteger, o al menos intentar, la relación madre-hijo».

En cualquier caso, la sentencia acepta «la provisión de una serie de protecciones a favor de los niños, como el monitoreo del servicio social, la producción de informes periódicos detallados y un aumento en la intervención del educador en el hogar» con el que se garantizaría la protección de los dos hermanos.

En concreto, el fallo impone una monitorización trimestral por parte de los servicios sociales de Carloforte, que deberán enviar informes a la Fiscalía de menores de Cagliari.

También acuerda la intervención del educador a domicilio en el núcleo de la familia paternal, una actividad que «debe incrementarse tanto en términos de horas diarias como de días semanales» en favor de los menores, «en particular para Gabriel».

Por último, la sentencia insiste en la obligación de ambos progenitores de mantener una comunicación nítida y fluida entre sí y también que garanticen lo propio entre cada uno de ellos y sus dos hijos.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído