Monarquía inglesa

La Reina Isabel II anuncia a sus 92 años que ya no conducirá más por carreteras públicas

La Reina Isabel II anuncia a sus 92 años que ya no conducirá más por carreteras públicas
Isabel II RS

Lo sorpredente es que no lo hiciera antes. No hay más que ver las imágenes de esta semana, visitando la Hauser & Wirth Gallery en Bruton (Somerset), para apreciar que su forma física es formidable. Vestida de verde chillón, con uno de sus habituales sombreros engalanado con flores blancas y amarillas, Isabel II dio de comer a los caballos, además de departir con los lugareños bajo un sol de justicia. Sus casi 93 años no impiden a la Reina de Inglaterra cumplir con una apretada agenda, según ABC.

Sin embargo, a la monarca sí le ha llegado la hora de renunciar a una de sus actividades favoritas: conducir su propio coche cuando está de asueto, casi siempre modelos Land Rover o Jaguar. Tras el aparatoso accidente de automóvil que dos meses atrás tuvo su marido, Felipe de Edimburgo, que se saldó con dos mujeres heridas (una de ellas, Emma Fairweather, de 46 años, sufrió una rotura de muñeca), Isabell II ha decidido seguir el ejemplo del Duque, quien, a sus 97 años, no tuvo más remedio que renunciar a conducir por carreteras públicas.

La información ha sido desvelada por la versión dominical del diario «The Times», donde se subraya, además, que Su Majestad es la única persona en el Reino Unido autorizada para conducir sin licencia. Sin embargo, y aconsejada por su equipo de seguridad, ha aceptado dejar de llevar ella sola el volante por las carreteras que no estén dentro de los terrenos de su propiedad.

Tras el accidente del Duque de Edimburgo a finales de enero, en una carretera cercana a su casa de campo en Sandringham, la preocupación en el seno de la Familia Real, sobre todo por parte del Príncipe Carlos, era manifiesta.

En el momento de la colisión con un turismo, a la salida de un cruce, el Duque viajaba solo y no llevaba puesto el cinturón de seguridad. En un primer momento fue evacuado del lugar de los hechos y trasladado a Sandringham House con una fuerte conmoción. Horas después, fue llevado a un hospital para que se le realizara un chequeo médico que confirmó que su estado era bueno.

Tan solo 24 horas después de la colisión, Isabel II fue fotografiada conduciendo en otra carretera pública de las inmediaciones y, como en el caso de su marido, sin cinturón de seguridad. Ahora ha consentido en usar chófer cuando se traslada por carreteras públicas, aunque podrá seguir poniéndose al volante en vías privadas.

Días después de su accidente, Felipe de Edimburgo firmaban una carta pública en la que pedía perdón a las víctimas y se reconocía muy arrepentido por las consecuencias derivadas del mismo. Además, achacaba el siniestro a la mala visibilidad que tenía a causa del sol.

En una anécdota publicada en las memorias de Sir Sherard Cowper-Coles, quien fue embajador británico en Arabia Saudí, se cuenta que, tras un almuerzo, «la reina preguntó a su invitado real si quería dar una vuelta en coche. Para su sorpresa, la Reina se subió en el asiento del conductor, arrancó el coche y salió. Abdullah no estaba acostumbrado a que una mujer condujera el coche. Al parecer, el Príncipe Heredero suplicó a la Reina que bajara la velocidad y se concentrara en la carretera».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído