TRAGEDIA BAJO EL MAR

Mueren ‘envenenados’ 14 marineros en el incendio de un submarino militar ruso

Mueren 'envenenados' 14 marineros en el incendio de un submarino militar ruso
Putin asiste a la botadura de un nuevo submarino ruso. EP

Otra vez bajo el mar y otra vez un montón de jóvenes cadáveres.

El presidente de Rusia, Vladímir Putin, ha encargado al ministro de Defensa, Serguéi Shoigú, viajar al puerto de Severomorsk y garantizar en el lugar de los hechos una investigación exhaustiva de las causas del incendio a bordo de un submarino de investigación que costó la vida a 14 submarinistas.

«Le pido viajar a Severomorsk (en el noroeste de Rusia) para escuchar personalmente los informes y garantizar que la comisión establezca las causas de esta tragedia».

Putin solicitó a Shoigú ante las cámaras de televisión informarle personalmente de los resultados de su visita.

Además, el jefe de Estado expresó sus más profundas condolencias a los familiares de las víctimas.

«Hay que hacer todo lo necesario para ofrecerles ayuda y apoyo».

El medio ruso RBK que cita una fuente militar asegura que en la embarcación iban 14 personas y que todas han fallecido.

Explica que se trata de un «vehículo de descenso» del submarino nuclear AS-12, conocido como Losharik, con base en Severomorsk, donde se concentra la flota del norte de la armada de la Federación Rusa.

Lanzado en 2003, Losharik fue diseñado para investigación, rescate y operaciones militares especiales y puede albergar hasta 25 tripulantes.

Es del mismo tipo que, según Estados Unidos, Rusia usó para manipular cables submarinos, con el objetivo de interceptar o interrumpir comunicaciones.

Un sumergible de aguas profundas similar al que sufrió un incendio en el que han muerto 14 marineros rusos.

En la actualidad el aparato accidentado se encuentra en la base naval rusa de Severomorsk, en el mar de Barents. El submarino accidentado es el sumergible nuclear AS-12, conocido también por el nombre de Losharik, es capaz de descender a profundidades de hasta 6.000 metros.

En 2008, en otro accidente de un submarino nuclear ruso murieron 20 personas y otras 21 resultaron heridas.

SE REPITE LA TRAGEDIA

Este es uno de los mayores accidente sufrido por los vehículos submarinos del Ministerio de Defensa ruso desde la catástrofe del submarino nuclear ruso Kursk –se han registrado varios incidentes con muertos, uno de ellos en 2008, con 20 fallecidos–, y ha ocurrido solo unos meses más tarde del estreno de una película sobre la tragedia del Kursk que ha devuelto el recuerdo de los sucedido, y de la pésima gestión de aquella catástrofe.

El caso del Kursk es uno de los accidentes submarinos más trágicos de la historia. El 12 de agosto de 2000, dos explosiones en la sala de torpedos provocaron el hundimiento del barco. Sus 118 tripulantes murieron, algunos durante la explosión, otros en las horas o los días siguientes, en el fondo del mar.

El Gobierno ruso trató de ocultar inicialmente aquella catástrofe y en un primer momento rechazó la ayuda de Noruega, Reino Unido o Estados Unidos.

Los medios rusos criticaron la actuación de las autoridades, sobre todo del presidente Putin, que estaba en los primeros cien días de su mandato. Desde entonces, Putin ha ordenado un gran aumento de fondos militares que ha permitido al Ejército renovar el equipo y mejorar el entrenamiento. Aunque no se ha acabado con los accidentes.

El presidente ruso, que debía participar desde este 3 de julio de 2019 en un foro turístico sobre los ríos de Rusia en la región de Tver, ha cancelado su agenda.

Mientras tanto, Defensa ha encargado la investigación al comandante en jefe de la Marina, Nikolai Evmenov, quien anteriormente dirigió la Flota del Norte, según la agencia estatal Tass.

Sale a flote en la costa de Francia un submarino alemana de la I Guerra MundialPD
Autor

Manuel Trujillo

Periodista apasionado por todo lo que le rodea es, informativamente, un todoterreno

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído