Daniel Armando / Sociedad Iberista

La mitad de los españoles a favor de una unión con Portugal

La mitad de los españoles a favor de una unión con Portugal
Españoles y portugueses, juntos. EP

Recuperaron casi en paralelo la democracia, ingresaron juntos en la UE y han padecido la última crisis económica con similar contundencia, y es que, además de siglos de historia, España y Portugal han compartido en las últimas décadas una trayectoria casi idéntica que ha intensificado al máximo sus relaciones.

En ese contexto, especialmente tras la virulencia de la crisis en los países del sur y su pérdida de influencia en Europa, han resucitado el histórico movimiento iberista, la apuesta por una integración de los dos países en un único ente político que permitiera alcanzar cotas sociales sin precedentes.

Iberismo, España y Portugal.

SOCIEDAD IBERISTA

Los iberistas que surgen de la mano de la Sociedad Iberista, asociación creada el pasado 7 de junio de 2018, plantean el desarrollo de una serie de iniciativas entre Portugal y España, con medidas y soluciones cercanas al ciudadano de ambos lados de la Raya.

Algunas de esas propuestas pasan desde la modificación del Artículo 20 del Tratado TUE, que habla de cooperación fronteriza, aumento de la inversión en la educación (donde pretenden introducir el portugués como lengua extranjera en España) o que las cadenas públicas como RTP o RTVE, al menos, incluyan una sección del país vecino en sus partes informativos.

¿QUÉ PIENSA LA GENTE?

La Sociedad Iberista es clara al respecto. El iberismo depende del cómo se gestione el movimiento para que el reto sea más realizable, dentro de lo complejo que se presenta defender posturas integracionistas.

Los últimos estudios realizados apuntan a una tendencia favorable a la realización de políticas de integración y muchos no ven con malos ojos plantear una unión, aunque ésta “está lejana aún”, según apuntan desde la Sociedad Iberista.

 

LAS FASES DEL PROYECTO IBERISTA

Es imprescindible dividir el proyecto en fases. La Sociedad Iberista considera que al menos se precisan de dos fases para llevar a cabo una integración política. La primera fase, en la que nos encontramos ya, implica la eliminación de las asimetrías existentes, entendiendo como tal, las diferencias entre ambos países. La Sociedad apunta que existen muchas, desde el ámbito cultural, al social, político o educativo.

Es imprescindible hacer ver que el iberismo es un movimiento europeísta que ha nacido para proponer medidas que revitalicen el proyecto de la Unión y acaben con la promoción y auge de los movimientos euroescépticos.

LAS IDENTIDADES NACIONALES

Además, desde la Sociedad Iberista, apuntan que es necesario construir un movimiento transversal, donde se aparquen las ideologías a favor de un proyecto básico común que procure un desarrollo constante del movimiento iberista.

¿Será este ideal el que acabe con el status quo al que nos han sometido los políticos en los últimos años con una constante crispación, falta de normalidad institucional y estabilidad? El tiempo lo dirá.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído