El obrero afirma haber hecho una foto del baño y que la princesa creyó que había capturado su reflejo

Francia condena a la hija del rey de Arabia Saudí por ordenar a su guardaespaldas agredir a un fontanero

Hussa bin Salmán es extremadamente celosa de su anonimato

Francia condena a la hija del rey de Arabia Saudí por ordenar a su guardaespaldas agredir a un fontanero
Francia condena a la hija del rey de Arabia Saudí por ordenar a su guardaespaldas agredir a un fontanero RS

Hussa bin Salmán, hija del rey de Arabia Saudí, Salmán bin Abdluzaziz, ha sido condenada este jueves por un tribunal de París a diez meses de prisión exentos de cumplimiento y a pagar una multa de 10.000 euros por la agresión en 2016 a un trabajador, a quien acusó de haberla fotografiado.

Según la prensa gala, la princesa, de 42 años, ha sido condenada por robo, complicidad en violencia y secuestro, mientras que sobre su guardaespaldas, Rani Saïdi, ha recaído una multa de 5.000 euros y ocho meses de prisión exentos de cumplimiento por robo, violencia y secuestro.

Hussa bin Salmán no ha acudido a ninguna de las citas del proceso para mantener su imagen en el anonimato. Fue precisamente este recelo por lo que, en 2016, cuando se encontraba en una propiedad de la familia en París, acusó a un obrero de haber tratado de obtener imágenes de ella.

En septiembre de 2016, Ashrar Eid, un obrero egipcio, se encontraba en la residencia de la familia real saudí, en la acomodada Avenida Foch de la capital francesa, realizando unas reformas.

Según el testimonio de Eid, utilizó su teléfono móvil para fotografiar el baño en el que debía trabajar. La princesa apareció y, asegurando que había fotografiado su reflejo, llamó a su guardaespaldas, Rani Saïdi, quien agredió, amenazó e insultó al trabajador, a quien quitó además su teléfono.

Según el diario Le Figaro, la víctima denunció además que fue retenido durante varias horas y que no se le pagó el salario que le correspondía.

Saïdi, por su parte, mantiene que el egipcio tenía vídeos de la princesa, hermana del príncipe heredero Mohamed bin Salmán, en su móvil y que él reaccionó tratando de proteger a su jefa.

La misma noche de los hechos el obrero acudió a la Policía, que detuvo e imputó a Bin Salmán y a Saïdi. Ella fue liberada tras un arresto de dos horas, antes de poner rumbo a Londres y luego a Arabia Saudí, mientras que el guardaespaldas estuvo detenido más de dos meses.

El abogado de Bin Salmán, quien alegó durante el juicio que la víctima pidió dinero a la familia real a cambio de retirar la denuncia, ya ha hecho saber que contestarán el fallo de la Justicia.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído