Afanasi Poliatinski realizó su proeza a principios de mayo, cuando las inundaciones del deshielo no permiten llegar a algunas aldeas de república de Sajá por ningún medio de transporte

Este cartero camina 10 días atravesando 350 kilómetros de ríos y bosques para entregar 97 kilos de cartas

Este cartero camina 10 días atravesando 350 kilómetros de ríos y bosques para entregar 97 kilos de cartas
Este cartero camina 10 días atravesando 350 kilómetros de ríos y bosques para entregar 97 kilos de cartas RT

El hombre, de 27 años, empezó su viaje el pasado 1 de mayo, época en la que los caminos de la zona están anegados de agua y barro por el derretimiento de la nieve. Consigo solo llevaba una muda de ropa, un rifle y una mochila cargada con 97 kilos de cartas. El destino más distante estaba situado a unos 350 kilómetros.

Afanasi Poliatinski, jefe de la oficina de correos del distrito de Sangar, en la república de Sajá, en el noreste de Rusia, caminó a pie cientos de kilómetros para repartir la correspondencia a diez aldeas de difícil acceso.

«La administración del distrito tiene un vehículo todoterreno. […] Pero, por desgracia, estaba en reparación. Lo intenté todo. Ninguna otra alternativa de transporte estaba disponible en aquel momento. La avioneta tampoco era una opción. Las pistas junto a los pueblos son simplemente campos. No se vuela allá hasta que la tierra no se seque: no se puede aterrizar», dijo Poliatinski.

«Los primeros 30 kilómetros caminé por el río [Lena] con agua hasta las rodillas», recuerda, señalando que durante los diez días que transitó por ríos y bosques solo durmió dos veces en una cama.

No obstante, señala que los habitantes locales le ayudaban cuando era posible y lo llevaban en tractores o algún vecino le ofrecía recorrer en su auto algún tramo donde se pudiera circular, según recoge rt y comparte Paula Dumas para Periodista Digital.

«En general, todo fue normal. Lo principal es que cuanto más caminaba, más liviana se volvía la mochila. […] El punto final era el pueblo de Sayilik. Dormí allí y fui hasta Yakutsk. […] Desde Yakutsk regresé en avión a Sangar», contó el cartero.

Autor

Paula Dumas

Informar y entretener; periodismo del siglo XXI, actualidad y redes.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído