SAM JONES / THE OBSERVER

The Observer: «España es más amable con los inmigrantes británicos que nosotros con los españoles»

The Observer: "España es más amable con los inmigrantes británicos que nosotros con los españoles"
Británicos en España. PD

Por su interés para nuestros lectores, reproducimos aquí, traducido, el artículo sobre el Brexit que ha publicado Sam Jones, este 1 de febrero de 2020, en The Observer, del Grupo Guardian:

Si algunos de los 300,000 británicos que viven en España se despertaron dándose golpes de pecho el sábado por la mañana, muchos al menos pudieron consolarse con la idea de que la molesta sensación de arrepentimiento que estaban sintiendo probablemente no era autoinducida.

Algunos de los migrantes que votaron quedarse en la UE, permanecieron en sus propios velorios Brexit.

Los que estaban en el campamento del ‘out’, tiraron del cava para brindar por el futuro de su país natal desde el calor de una costa adoptada.

Ian Hassell, un promotor de eventos de 55 años que ha llamado a España su hogar durante 20 años, hizo un recorrido de tapas para tratar de ignorarlo todo.

«Ayer estaba realmente enojado, pero hoy se siente como la última etapa del dolor: la aceptación».

“Así que ahora tráelo, ¿eh? Vamos a verlos hacer un desastre completo de todo».

Hassell, quien dirige un brunch de bingo drag-queen el domingo en el barrio LGBT de Madrid, dice que la incertidumbre de los últimos meses ha afectado el negocio, pero espera que las cosas mejoren ahora.

«Creo que, a largo plazo, probablemente estará bien porque el gobierno español, irónicamente, es mucho más amable con los inmigrantes británicos que los británicos».

«Creo que el mercado es demasiado grande para no llegar a un acuerdo sobre visas turísticas y acuerdos mutuos «.

Hassell no echa de menos a su Liverpool natal, y, además, echa de menos el Reino Unido: «De todos modos, me siento más europeo que británico».

Cuando se le preguntó si los restantes se equivocaron y el Brexit aún puede generar beneficios inesperados, Hassell no duda: «No. Será un espectáculo de mierda».

Les Buchanan, un escocés de 76 años que trabajó como diplomático durante 40 años antes de retirarse a España en 2000, fue uno de los que eligió celebrar la ocasión.

Él y su esposa, Louise, tenían algunos amigos en su casa en Barcelona. La «pequeña estela» se rompió a las 3.30 de la mañana.

«Es triste, ¿no?»

“Pero, habiéndonos ido, este fue casi el mejor resultado para nosotros porque el acuerdo de retirada garantiza nuestros derechos. Las generaciones futuras han sido arrojadas debajo del autobús, como los irlandeses. Pero tenemos nuestra cobertura de salud y libertad de movimiento. Al menos esa incertidumbre ha sido quitada «.

Sin embargo, si la incertidumbre se ha ido, el arrepentimiento no. Buchanan está molesto porque las mejores mentes de Bruselas han estado vinculadas con el Brexit durante años cuando podrían haber estado analizando otros temas, como la inmigración y las maquinaciones de Donald Trump y Vladimir Putin.

«Fue una pérdida de tiempo, dinero y cerebro… Simplemente te desesperas».

Debajo de la frustración hay una capa de profunda tristeza.

“Simplemente no puedo entender a estas personas que odian a la UE. Puedo entender decir qué tiene de malo, pero ¿por qué odiarías este intento de que 28 países con Dios sepan cuántos idiomas y 400 o 500 millones de personas renuncian voluntariamente a su supremacía para crear esta visión?».

“Puede ser defectuoso, pero cuando nací, todos estaban uno encima del otro con bayonetas y tanques. Es triste que la gente no pueda ver eso «.

Otros sintieron lo mismo. Berta Herrero, una periodista española especializada en la UE, vio a todos sus amigos británicos retirarse al bar el viernes por la noche.

Su punto de quiebre llegó el miércoles cuando los eurodiputados cantaron Auld Lang Syne en la cámara del Parlamento Europeo.

«Después, estaba en el sofá, básicamente llorando… Y ayer, fue solo la caída y, está hecho».

Pero, aparte de las lágrimas, Herrero señala que el Brexit ya está dejando su huella en la política de una de las naciones más tradicionalmente pro-UE en el continente.

La partida del Reino Unido fue notada tanto por los separatistas catalanes como por los de la extrema derecha.

“En España, estamos destinados a unirnos contra lo que está haciendo el gobierno británico, pero hubo algunas voces que decían: ‘Incluso si es súper triste, no comparto esta tristeza porque están haciendo lo correcto cosa; van a estar libres del franco-alemán que sea, y lo van a hacer muy bien».

«Pero cuando miras esas voces, son las personas independentistas de Cataluña y las personas de derecha y extrema derecha. Es extraño porque si me hubieras preguntado hace cuatro o cinco años, el 99% de los españoles habría dicho: «No, van a estar peor y es muy triste».

El cambio trascendental de la medianoche quedó sin marcar en el pub James Joyce en el centro de Madrid, una guarida de expatriados, turistas y un extraño local.

Mientras la banda de covers tocaba Folsom Prison Blues, Superstition y Aún no he encontrado lo que estoy buscando, Lyn Sexton, una trabajadora jubilada del NHS de Gales, reflexionó sobre Brexit.

«Realmente no me siento emocional, pero siempre he sabido que el Reino Unido es parte de la UE».

«Estoy un poco preocupado de que no tengamos la industria. Solo espero que podamos sostenernos y probarnos a nosotros mismos ”.

El observador no pudo evitar preguntarse cómo había logrado retirarse a los 40 años.

«Gané £ 1 millón.. En los Euromillones».

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído