VECINOS EUROPEOS

Francia asume las hipotecas y suspende el pago de alquileres, impuestos y recibos de luz, gas y agua de todos los ciudadanos

Francia asume las hipotecas y suspende el pago de alquileres, impuestos y recibos de luz, gas y agua de todos los ciudadanos
Macron. PD

El camino está marcado y el inepto Pedro Sánchez, por mucho que eche arena Pablo Iglesias en los cojinetes del Gobierno de coalición, debería tomar nota.

El presidente Emmanuel Macron anunció la noche de este 16 de marzo de 2020 medidas de choque inéditas, propias de tiempos de guerra, para mitigar el impacto de la epidemia de Covid-19 en la economía francesa y en la vida de los ciudadanos galos.

En una alocución televisada, el presidente francés explicó que se dedicarán 300.000 millones de euros a salvar las empresas.

Ninguna de ellas debe quebrar debido al coronavirus. El Estado asumirá el pago de los créditos bancarios contraídos. También se suspenderá el pago de impuestos y cotizaciones sociales, de las facturas de agua, luz y gas, así como los alquileres.

No quedó claro si esto último se aplicará a todas las empresas y a toda la población, pero Macron insistió en que “ningún francés quedará sin recursos”.

Quedan paralizadas todas las reformas en trámite, como la controvertida de las pensiones

El Gobierno galo deberá concretar este espectacular paquete de emergencia, cuya aplicación no va a ser fácil con una Administración que funciona a medio gas y, en gran parte, de modo telemático, pero ya ha demostrado al paralizado Gobierno socialcomunista español que se pueden y deban tomar medidas, sin esperar a que los muertos e infectados por la ‘peste china’ se amontonen.

Con retraso, a remolque y dividido, el Consejo de Ministros de Sánchez debe este martes presentar a los españoles un plan económico frente al coronavirus.

A la vista de como han ido las cosas hasta ahora, nada permite presagiar que salga algo realmente bueno y efectivo de esa reunión.

Lo precedentes son fatales. Si por algo estuvo caracterizado el  Consejo de Ministros del pasado sábado, donde al final se acordó la declaración del Estado de Alarma, fue porque vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, se presentó sin mascarilla, rompiendo la cuarentena y planteó -entre otras siniestras ocurrencias- un parón total de la actividad productiva y la nacionalización de empresas de sectores estratégicos, así como la toma del control de la Sanidad privada.

En el colmo de los despropósitos y fiel a esas antiguas palabras suyas según las cuales la palabra España ‘le produce asco’, el líder de Podemos, además, buscó que autonomías como el País Vasco y Cataluña quedarán fuera del Estado de Alarma general, para que sus presidentes autonómicos pudieran modularlo a su criterio.

Estas son algunas de las razones, unidas a la incompetencia crónica de Sánchez y su equipo, que han demorado hasta este martes la presentación del plan de choque económico del Gobierno para sostener a familias, empresas y autónomos ante el azote económico derivado de la alerta sanitaria.

En esa batería de medidas, se da por supuesto que se incluirá el apoyo a los ERTE, a los autónomos, y el régimen de inyección de liquidez así como de moratoria en los pagos tributarios.

El retraso gubernamental ha causado malestar en las organizaciones empresariales, quienes, desde que empezó a vislumbrarse una necesidad de ajustar tiempos y modos de trabajo a la menguante actividad, vienen reclamando del Gobierno un sólido apoyo tanto en materia laboral, como tributaria como financiera.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído