Giuseppe Conte prestó testimonio durante tres horas en la sede gubernamental en Roma, el Palazzo Chigi

Italia: el primer ministro declara por la tardanza en decretar la «zona roja» por el COVID-19

El caso se centra en los municipios de Nembro y Alzano Lombardo.

Italia: el primer ministro declara por la tardanza en decretar la "zona roja" por el COVID-19
Giuseppe Conte PD

El primer ministro italiano responde ante la justicia.

Giuseppe Conte declaró ante la fiscalía de la ciudad de Bérgamo (norte), como parte de la pesquisa sobre su gestión de la crisis del coronavirus.

El equipo de investigadores, liderados por la fiscal Maria Cristina Rota, lo escuchó “como persona informada de los hechos”, sin atribuirle algún delito.

El jefe de gobierno prestó declaración durante tres horas en la sede del gobierno en Roma, el Palazzo Chigi.

Forma parte de la investigación abierta por el retraso a la hora de declarar “zona roja” a los municipios de Nembro y Alzano Lombardo, en la región de Bérgamo.

La fiscalía escuchó también el testimonio en la misma sede de la ministra del Interior, Luciana Lamorgese, y del ministro de Salud, Roberto Speranza.

Se trata de establecer técnicamente quiénes eran los responsables de declarar las “zonas rojas” durante el inicio de la epidemia, lo que enfrenta al gobierno central con las autoridades de la región Lombardía.

Durante toda la crisis sanitaria ha sido constante la disputa por la gestión de la epidemia entre la administración nacional, formada por el Movimiento 5 Estrellas y el Partido Democrático (PD, centro-izquierda), y la lombarda, de la que depende Bérgamo y donde gobierna la derechista Liga.

Conte, que reconoció que tomó todas las decisiones “con conciencia”.

Además, señaló que la Región Lombardía “contaba con todos los instrumentos” para actuar, como lo hicieron otras regiones.

Tanto la asociación de familiares de víctimas del coronavirus como algunos partidos y sindicatos, atribuyen el retraso a que antepusieron los intereses económicos a los de la salud, ya que se trata de una próspera zona industrial, con más de 400 fábricas.

Los fiscales ya han hablado con el gobernador de Lombardía, Attilio Fontana, así como su asesor en esta crisis, Giulio Gallera, con quienes analizaron las decisiones tomadas a finales de febrero y la adoptada el 7 de marzo de cerrar toda Lombardía ante la rápida propagación del coronavirus.

Además, tomarán declaración al director del Instituto Superior de Sanidad, Silvio Brusaferro, y a Walter Ricciardi, asesor del Gobierno central.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído