El grupo, conocido como APT29 o Cozy Bear, vulneró una de sus principales empresas cibernéticas del mundo

Acusan al Kremlin de coordinar una campaña de piratería informática contra las agencias de EEUU

El FBI ya está investigando la campaña una red de hackers que trabaja para el servicio de inteligencia exterior ruso

Acusan al Kremlin de coordinar una campaña de piratería informática contra las agencias de EEUU
Vladimir Putin y Donald Trump PD

Aumenta la tensión entre Estados Unidos y Rusia por el aumento de los ataques cibernéticos.

Los hackers del gobierno ruso que atacaron una importante empresa de seguridad cibernética están detrás de una campaña de espionaje mundial que también comprometió a los departamentos del Tesoro y Comercio y otros organismos gubernamentales.

Así lo publicó The Washinton Post, que adelanta que el FBI está investigando la campaña de un grupo de hackers que trabaja para el servicio de inteligencia exterior ruso, el SVR.

El grupo, conocido entre las empresas de seguridad del sector privado como APT29 o Cozy Bear, también hackeó el Departamento de Estado y la Casa Blanca durante la administración Obama.

Los hackeos de las agencias del Tesoro y Comercio fueron llevados a cabo por un grupo apoyado por un gobierno extranjero, pero los nexos entre los ciberpiratas y el SVR no había sido reportado hasta ahora.

El asunto es tan grave que provocó una reunión de emergencia del Consejo de Seguridad Nacional hoy en la Casa Blanca, informó Reuters.

“El gobierno de los Estados Unidos está al tanto de estos informes y estamos tomando todas las medidas necesarias para identificar y remediar cualquier posible problema relacionado con esta situación”, dijo el portavoz del NSC John Ullyot.

El APT29 ha sido vinculado a varios intentos de robar datos sobre la investigación de la vacuna contra el coronavirus.

En Comercio, los rusos apuntaron a la Administración Nacional de Telecomunicaciones e Información, una agencia que maneja la política de Internet y telecomunicaciones.

El ataque parece ser bastante amplio y que abarca una serie de objetivos, incluidos los organismos gubernamentales de los Estados Unidos y otros países, y ha estado funcionando durante meses.

En 2015, el mismo grupo comprometió a los servidores del Comité Nacional Demócrata (DNC) pero, a diferencia de una agencia espía rusa rival, que también hackeó el DNC, no filtró material robado.

En 2016, la agencia militar de espionaje GRU filtró correos electrónicos pirateados a la organización online WikiLeaks en una operación que interrumpió la convención nacional de los demócratas en medio de la campaña presidencial.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído