Alexander Kagansky era un especialista de fama mundial en el campo de la genética, la biología molecular y la investigación sobre el cáncer

La sospechosa muerte del famoso biólogo ruso que buscaba una vacuna contra el COVID: cae desde un piso 14

Las autoridades rusas abrieron una investigación por asesinato y detuvieron a un hombre con el que habría tenido una pelea

La sospechosa muerte del famoso biólogo ruso que buscaba una vacuna contra el COVID: cae desde un piso 14
Alexander “Sasha” Kagansky PD

Una sospechosa muerte sacude a la sociedad de Rusia.

Alexander “Sasha” Kagansky, un eminente biólogo ruso que estaba trabajando en una vacuna contra el coronavirus, falleció tras caer desde el piso catorce en ropa interior.

El cuerpo de Kagansky, de 45 años, fue hallado por un vecino frente a un edificio en la calle Zamshin de San Petersburgo.

Los investigadores creen que las circunstancias que llevaron a su muerte son sospechosas: las puñaladas en su cuerpo sugieren que Kagansky tuvo una pelea y fue atacado antes de caer por la ventana.

De acuerdo a la agencia Interfax, Kagansky estaba visitando a un amigo. Según datos preliminares, poco antes de la tragedia surgió un conflicto entre los hombres.

Tras el hecho, las autoridades abrieron una investigación por asesinato y arrestaron al dueño del apartamento.

Según el medio Mash, el sospechoso es un excompañero de clase de Kagansky, el gerente de medios Igor Ivanov. El hombre afirma que no es culpable del crimen y que el científico se suicidó.

Kagansky era un especialista de fama mundial en el campo de la genética, la biología molecular y la investigación sobre el cáncer.

Los resultados de su trabajo se han publicado en las principales revistas científicas mundiales. El científico fue uno de los iniciadores de la epigenética sintética, una nueva rama de la ciencia biomédica.

Kagansky contaba con un doctorado en Biología Molecular de los Institutos Nacionales de Salud de los Estados Unidos y trabajó en laboratorios en San Petersburgo, Washington y Edimburgo.

Recientemente había sido nombrado director del Centro de Medicina Genómica y Regenerativa de la Universidad Federal del Lejano Oriente de Rusia, en Vladivostok, donde continuó su colaboración con el Instituto de Genética y Medicina molecular de la Universidad de Edimburgo, un centro en el que trabajó durante 13 años.

Además había recibido una beca rusa para estudiar nuevas formas de diagnosticar y tratar tumores cerebrales malignos.

Según el medio Nevskie Novosti, en los últimos meses Kagansky también estaba colaborando en Edimburgo en el desarrollo de una vacuna contra el coronavirus.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído