La nueva normativa especifica que está prohibido introducir productos alimenticios que contengan carne o productos lácteos, incluso para consumo personal

Confiscan los bocatas de los conductores británicos en la frontera de la UE: «Bienvenido al Brexit»

Este simple hecho ilustra los percances inesperados que acarrea la salida del Reino Unido del bloque europeo

Confiscan los bocatas de los conductores británicos en la frontera de la UE: "Bienvenido al Brexit"
Brexit PD

Los efectos del Brexit ya comienzan a florecer en aspectos tan inesperados como los bocadillos de los conductores británicos.

Los funcionarios de aduanas holandeses fueron filmados confiscando sándwiches y otros alimentos a los pasajeros de un transbordador procedente del Reino Unido, en aplicación de las nuevas normas vigentes desde el acuerdo posbrexit.

En las imágenes de la televisión pública holandesa Avrotos se ven agentes con uniformes fluorescentes y mascarillas deteniendo a conductores de automóviles y camiones en el muelle del puerto de Hoek van Holland, cerca de Róterdam.

“Bienvenido al Brexit, señor. Lo siento”, dice un agente que confisca un sándwich de un conductor, un polaco, según el canal de televisión.

El conductor le pide entonces al agente que le deje conservar al menos la carne y que se quede el pan. Pero el funcionario responde: “No, todo será confiscado”. En las imágenes también se ve cómo incautan productos de pescado de otro conductor.

Esta sorpresa con la que no contaban ilustra los percances que acarrea el Brexit, que se vuelven cada vez más patentes días después del final del período de transición, el 1 de enero.

La nueva normativa posbrexit especifica que está prohibido introducir en la Unión Europea productos alimenticios que contengan carne o productos lácteos, incluso para consumo personal.

Naranjas, cereales para el desayuno, zumos, filetes de pollo, latas de atún, leche o lonchas de pavo son solo algunos de los productos que los agentes de aduanas de Países Bajos han confiscado estas semanas en la terminal a los conductores que trataban de cruzar el Puerto de Róterdam hacia territorio europeo desde el Reino Unido, del que dejaron de ser parte el 1 de enero.

Muchos conductores siguen viajando como siempre desde territorio británico con bocadillos para el camino, pero se olvidan de las aduanas y quedan a merced de leyes que se aplican a terceros países, normas que se aplican también a, por ejemplo, Colombia o Mozambique: las de países no europeos, con reglas y controles específicos.

Las nuevas reglas, que entraron en vigor tras la oficialización del Brexit este pasado 1 de enero, tienen el objetivo de evitar la introducción de enfermedades contagiosas, ya que estos productos pueden transmitir agentes patógenos.

Además de la carne y la leche, se ven afectados por la medida todos los productos derivados, como el paté, los embutidos, la mantequilla o el yogur.

La norma prevé excepciones como la leche en polvo y la comida para bebés, la miel y los alimentos especiales para animales domésticos, con un límite de dos kilos por persona.

Los productos pesqueros (frescos o preparados) están autorizados, con un límite de hasta 20 kg por persona. Y los artículos de pastelería, galletas y caramelos están exentos.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído