Uno comicios marcados por la abstención y con el coronavirus disparado

El conservador Rebelo de Sousa arrasa en las elecciones presidenciales de Portugal

El actual presidente, de centroderecha, reelegido sin necesidad de celebrar una segunda vuelta

El conservador Rebelo de Sousa arrasa en las elecciones presidenciales de Portugal
Marcelo Rebelo de Sousa (PORTUGAL). PD

Ha ganado Marcelo Rebelo de Sousa, el hombre que todo lo hace bien.

El conservador, presidente de Portugal, es el vencedor de la primera vuelta de las elecciones presidenciales del país con entre el 57 y el 61 % de los votos.

No habrá, por tanto, una segunda vuelta porque, al obtener más del 50%, ya no será pertinente.

La sorpresa vino en el segundo lugar porque se esperaba que tomase la delantera con claridad la socialista Ana Gomes, pero irrumpió André Ventura desde las filas de Chega (similar a Vox) y le disputó hasta el último momento la plaza.

Finalmente, la exeurodiputada obtuvo un 12,9%, por 11,9% del polémico admirador de Santiago Abascal.

Como siempre que no corresponde escoger a los diputados de la Asamblea, el enemigo de la abstención amenazaba con aguar la velada democrática.

La cifra se quedó en el 60,7%, aunque pudo haber sido peor dado el miedo de la gente a salir de casa para votar.

Lo que está claro es que la popularidad de Rebelo de Sousa no ha dejado de crecer desde que tomó las riendas del Palacio de Belém cinco años atrás.

Y ha sido capaz de contentar a los círculos de un signo y de otro, especialmente al centro izquierda y al centro derecha.

PANDEMIA

Al  borde del abismo. Con la pandemia del coronavirus disparada, Portugal FUE a las urnas este 24 de enero de 2021 para decidir quién será su presidente los próximos cinco años.

«Votar es seguro», se lee en un gran cartel en el metro de Lisboa. «La democracia es la mejor arma para la pandemia», en otro en Cascais.

Hay elecciones, pese a que sobre el país pesa un confinamiento domiciliario tan estricto como el de la primera ola de la pandemia:

  • Pese a que los colegios y los comercios esenciales han sido cerrados.
  • Pese a que los datos sobre la incidencia del coronavirus son «dramáticos».
  • Pese al récord de fallecimientos por la covid-19 en los últimos días.

Pese a todo, los portugueses votan ahora a su presidente.

¿Se ha planteado el aplazamiento de los comicios tal y como ha sucedido en Cataluña?

La respuesta es no.

Las autoridades portuguesas proclaman que para la suspensión de unas elecciones es necesario modificar la Constitución.

Y han considerado demasiado complicado redactar y aprobar una enmienda constitucional en tan poco tiempo.

EL MIEDO AL VIRUS

El país es líder mundial en muertes y nuevos contagios por millón de habitantes, según datos de la Universidad de Oxford, y vive al borde del colapso sanitario, cuya última evidencia son las filas de ambulancias que esperan una cama para dejar a los enfermos que transportan, vistas en las últimas horas en Lisboa.

Se ha superado este sábado la barrera de las 10.000 muertes desde que comenzó la pandemia y que, tras sumar los nuevos récords de 274 fallecimientos y más de 15.000 contagios en las últimas 24 horas, está a punto de abrir un paréntesis en la norma de «quedarse en casa».

 «VOTAR ES SEGURO»

Ir a votar era razón autorizada para que los electores residentes en territorio nacional salgan del confinamiento que comenzó el pasado 15 de enero.

Son más de nueve millones de personas, que tras casi diez días escuchando que deben quedarse siempre que sea posible en casa ven cómo ahora se les anima a salir.

«Votar es seguro», afirman carteles colocados, entre otros sitios, en el Metro de Lisboa, en los que se informa de que será obligatorio el uso de mascarilla, mantener la distancia en la cola, desinfectarse las manos y, a poder ser, llevar su propio bolígrafo.

Además, se han tomado medidas extraordinarias para estas elecciones, como permitir el domingo electoral la movilidad entre municipios para votar -algo prohibido los fines de semana- y ampliar el voto anticipado. Casi 250.000 personas se inscribieron para esta modalidad a través de la cual se depositaron votos el pasado domingo.

Es una cifra récord, pero aún baja si se tiene en cuenta que hay más de 9 millones de personas que pueden votar en Portugal, a los que se suma otro millón y medio en el extranjero. También se ha ampliado el número de mesas, se han recogido las papeletas de los infectados y las personas en aislamiento en sus propios domicilios -aunque se quedan sin votar los que den positivo en los 10 días previos- y se permite a los ancianos en residencias que voten en los propios centros.

ABSTENCIÓN, LA CLAVE

El miedo a la pandemia ha disparado la abstención, que en las últimas presidenciales, en 2016, superó el 50 % y que el domingo puede subir hasta un histórico 70 %, según los sondeos.

La jornada de reflexión deja una mala noticia extra: la confirmación de la presencia en Portugal de la variante sudafricana del Covid que, como sucede con la británica -que tiene ya una prevalencia del 20 % en el país-, es más contagiosa.

Por el momento se ha detectado un único caso, «un extranjero residente en Lisboa», según reveló a medios locales uno de los investigadores del Instituto Nacional de Salud Ricardo Jorge, que está rastreando la presencia de las nuevas cepas de coronavirus.

OFERTAS PLATA

¡¡¡ DESCUENTOS ENTRE EL 21 Y EL 40% !!!

Te ofrecemos un amplio catálogo de ofertas, actualizadas diariamente

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído