Anwar Raslan está siendo juzgado por crímenes contra la humanidad por la muerte de 58 personas y la tortura de 4.000 presos

Alemania condena a un exmilitar de inteligencia sirio por colaborar en crueles torturas

Eyad al Gharib, de 44 años, recibió una pena de cuatro años y medio por haber participado en el arresto y encarcelamiento en un centro de detención secreto de la dictadura

Alemania condena a un exmilitar de inteligencia sirio por colaborar en crueles torturas

Alemania castiga a uno de los exmilitar de inteligencia que colaboró en los arrestos y las torturas del régimen de Bashar al Assad.

Un tribunal alemán condenó a un exmiembro de los servicios de inteligencia de Siria a cuatro años y medio de prisión por “complicidad en crímenes de lesa humanidad”, en el marco del primer proceso en el mundo vinculado con abusos imputados al régimen de Bashar al Assad.

La Alta Corte Regional de Coblenza (oeste) halló culpable al sirio Eyad al Gharib, de 44 años, de haber participado en septiembre u octubre de 2011 en el arresto y encarcelamiento en un centro de detención secreto del régimen de al menos 30 manifestantes.

El militar ocultó su rostro a las cámaras con una carpeta y escuchó el veredicto con los brazos cruzados y la mirada fija. Llevaba una mascarilla médica.

La sentencia del tribunal fue un poco inferior al pedido de la fiscalía de cinco años y medio.

Es el primero de los dos acusados que comparecen desde el 23 de abril pasado ante la Alta Corte Regional de Coblenza (oeste) en escuchar la sentencia. Los jueces decidieron dividir el juicio en dos.

El segundo acusado, Anwar Raslan, de 58 años, considerado una pieza más importante en el aparato de seguridad sirio, está siendo juzgado por crímenes contra la humanidad por la muerte de 58 personas y la tortura de 4.000 presos. Se prevé que el juicio de este excoronel dure al menos hasta finales de octubre.

Para juzgarlos, Alemania aplica el principio de jurisdicción universal que permite procesar a los autores de crímenes muy graves independientemente de su nacionalidad y del lugar donde se hayan cometido.

Las demandas ante tribunales de Alemania, Suecia y Francia se multiplican gracias a la diáspora siria que se ha refugiado en Europa. A día de hoy son la única posibilidad de juzgar las atrocidades cometidas en Siria, debido a la parálisis de la justicia internacional.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído