Comité de la ONU inicia la investigación del asalto israelí con dudas sobre su mandato

Comité de la ONU inicia la investigación del asalto israelí con dudas sobre su mandato
. EFE/Archivo

El comité de investigación de la ONU sobre el asalto israelí a la «Flotilla de la Libertad» inició hoy su andadura reuniéndose con el secretario general del organismo, Ban Ki-moon, y sin que se hayan despejado las dudas sobre el contenido de su mandato.

El grupo presidido por el ex primer ministro de Nueva Zelanda, Geoffrey Palmer, y con el ex presidente de Colombia, Álvaro Uribe, como vicepresidente, se entrevistó durante cerca de media hora con Ban, en medio de un ambiente de secretismo.

También participaron en la reunión el delegado israelí, Yosef Ciejanover, y el turco, Ozden Sanberk, quien representa al país del que partieron los barcos asaltados por Israel y del que eran ciudadanas las nueve personas fallecidas.

Ninguno de sus cuatro integrantes del grupo quiso hacer declaraciones a la entrada o a la salida de la reunión, que tuvo lugar en el despacho del secretario general en la sede de Naciones Unidas en Nueva York.

En su primera misión tras dejar el poder el sábado, el ex presidente colombiano se limitó a saludar a los periodistas que se encontraban fuera del despacho e hizo caso omiso a las preguntas que se le plantearon.

Uribe viajó el lunes a Nueva York y tiene previsto regresar el miércoles a Bogotá, según fuentes colombianas, que declinaron dar más detalles sobre su agenda.

Tras la reunión con Ban, el comité llevó a cabo a puerta cerrada su primera reunión de trabajo para decidir cómo poner en marcha su indagación, según explicó Naciones Unidas.

En un comunicado, el organismo mundial señaló que Ban les agradeció que asumieran esta «importante responsabilidad y el compromiso con el que afrontan esta tarea».

Asimismo, indicó que el comité determinará en los próximos días cómo abordará su trabajo, para lo que el secretario general instó a sus miembros a que buscaran la «plena cooperación de las autoridades nacionales».

«El comité no tiene como propósito determinar responsabilidades criminales individuales, sino examinar e identificar los hechos, circunstancias y contexto del incidente, así como recomendar maneras de evitar que se repita», indicó la Organización de Naciones Unidas (ONU).

Para ello, el comité recibirá y revisará los resultados de las investigaciones internas que llevan a cabo israelíes y turcos, a los que podrá pedir «clarificaciones e información que necesite de las autoridades relevantes».

Ban negó el lunes que para lograr la participación israelí en esta iniciativa se hubiera acordado que no se interrogará a sus militares.

Las declaraciones del secretario general generaron a su vez la reacción del primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, que a través de un comunicado amenazó con no cooperar con la investigación de la ONU si se interroga a sus soldados.

La posición israelí ha reforzado las voces críticas en Turquía y algunos países árabes, que consideran el mandato del comité demasiado débil como para depurar las posibles responsabilidades de los militares hebreos.

El portavoz de Naciones Unidas, Martin Nesirky, declinó hoy precisar si existía o no un acuerdo previo con Israel, al tiempo que reiteró que queda en manos de los integrantes del comité decidir cómo llevarán a cabo su indagación.

«La manera en que esto puede tener éxito es si se coopera con las autoridades nacionales, y si las autoridades nacionales cooperan con el comité», insistió en una conferencia de prensa.

Nesirky resaltó que el grupo no tiene que esperar a ponerse en marcha hasta que israelíes y turcos completen sus investigaciones, ya que «ya hay suficiente material que analizar».

Asimismo, recordó que los primeros resultados de sus indagaciones se someterán ante el Consejo de Seguridad de la ONU y el secretario general hacia mediados de septiembre.

El Ejército israelí asaltó el pasado 31 de mayo, en aguas internacionales, seis barcos de la «Flotilla de la Libertad» y mató a nueve activistas turcos -uno de ellos con doble nacionalidad turco-estadounidense- e hirió a decenas de ellos en la única embarcación donde encontró resistencia, el «Mavi Marmara».

El sangriento abordaje supuso la mayor matanza de activistas internacionales cometida en sus más de seis décadas de existencia por el Estado de Israel, que lo justificó con el argumento de que algunos integrantes de la flotilla tenían conexiones terroristas.

Además de su misión humanitaria, la flotilla tenía la intención de denunciar el bloqueo israelí de Gaza desde que hace tres años la franja palestina pasara a control del movimiento islamista Hamas.

El asalto a la flotilla, que ahondó la brecha entre Israel y Turquía, generó un amplio rechazo internacional y obligó al Gobierno hebreo a suavizar el cierre del territorio.

La ONU ha señalado que espera que uno de los resultados de su investigación sea el acercamiento entre los dos países y el avance del proceso de paz en Oriente Medio en general.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído