Iraq. Miles de detenidos corren peligro de tortura tras ser entregados por EEUU, según Amnistía

Amnistía Internacional (AI) afirmó este lunes que decenas de miles de detenidos recluidos sin juicio en Iraq, muchos de los cuales fueron transferidos recientemente por Estados Unidos al completar el pasado 15 de julio su custodia de todos los presos iraquíes, salvo unos 200, se encuentran en peligro de tortura y otras formas de malos tratos.

En un informe, titulado «Nuevo orden, idénticos abusos: Detenciones ilegales y tortura en Iraq», AI señala que en este país hay miles de detenciones arbitrarias (en ocasiones durante años) sin cargos ni juicio, brutales palizas a detenidos (a menudo en prisiones secretas) para obtener confesiones forzadas y desapariciones forzadas.

El director del Programa para Oriente Medio y el Norte de África de AI, Malcolm Smart, subrayó que «las fuerzas de seguridad iraquíes han sido responsables de violaciones sistemáticas de los derechos de los detenidos, unas violaciones que se les ha permitido cometer impunemente».

«Las autoridades de Estados Unidos, cuyo historial respecto a los derechos de los detenidos ha sido tan malo, han entregado a miles de personas detenidas por fuerzas estadounidenses para que se enfrenten a este catálogo de ilegalidad, violencia y abusos, y al hacerlo han eludido toda su responsabilidad en cuanto a los derechos humanos», añadió.

Amnistía calcula que Iraq cuenta con unos 30.000 detenidos recluidos sin cargos ni juicio, aunque las autoridades de este país no han facilitado cifras exactas. De ellos, unos 10.000 fueron transferidos recientemente de la custodia estadounidense, al concluir algunas de las tropas de combate de este país sus operaciones en Iraq.

Además, Amnistía asegura que varios detenidos han muerto bajo custodia, al parecer por la tortura u otros malos tratos infligidos por los agentes iraquíes que realizan los interrogatorios o por los guardias de prisiones, quienes se niegan sistemáticamente a confirmar a sus familiares su detención o su paradero.

Con este contexto, AI ha puesto en marcha una ciberacción en la web «www.actuaconamnistia.org», con el fin de recabar el apoyo social y exigir a las autoridades iraquíes que acaben las torturas y otras formas de malos tratos llevadas a cabo en su territorio, así como que se garantice el acceso a juicios justos.

«Las autoridades tienen el deber de investigar, hacer rendir cuentas a los responsables, llevarlos ante la justicia y otorgar reparación a las víctimas. El hecho de que no tomen esas medidas concretas transmite el mensaje de que esas violaciones se toleran y pueden repetirse», apuntó Smart.

MÉTODS DE TORTURA

Por otro lado, Amnistía indica que en Iraq se utiliza habitualmente la tortura para obtener «confesiones», en muchos casos preparadas de antemano por los responsables del interrogatorio, y a los detenidos se les obliga a firmarlas con los ojos vendados y sin leer su contenido.

En muchos casos, incluso en los que los cargos pueden suponer una condena de muerte, esas confesiones firmadas son la única prueba que se presenta contra los detenidos cuando se los lleva a juicio.

Entonces, cientos de detenidos han sido condenados a muerte y algunos han sido ejecutados tras ser declarados culpables sobre la base de «confesiones» que eran falsas y habían sido firmadas bajo tortura u otros métodos de coacción.

Entre los métodos de tortura utilizados se encuentran golpear al detenido con cables y tuberías, colgarle durante periodos prolongados por los brazos o las piernas, administrarle descargas eléctricas en zonas sensibles del cuerpo, fracturarle extremidades, arrancarle las uñas de las manos o los pies, asfixiarle o agujerearle el cuerpo con taladros, además de torturas psicológicas como amenazarle con la violación.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído