Las fuerzas de seguridad recuperan el control de Jisr al Shughour

Las fuerzas de seguridad sirias han recuperado este lunes el control de la ciudad de Jisr al Shughour, ubicada en el noroeste del país, en una ofensiva que se ha saldado con tres muertos –un soldado y dos manifestantes– y cuatro heridos, según informa la agencia estatal, SANA.

«Unidades del Ejército han restaurado este lunes la seguridad y la tranquilidad en Jisr al-Shaghour, después de limpiarla de grupos armados terroristas que han atemorizado a sus habitantes y causado estragos en la ciudad», reza la noticia divulgada por este medio.

Al parecer los efectivos irrumpieron en la urbe tras desmantelar las cargas explosivas colocadas por los insurgentes en las vías y puentes de acceso a la misma, dando lugar a un «intenso enfrentamiento».

Según la versión de SANA, las tropas gubernamentales «han tenido el cuidado de preservar las propiedades públicas y privadas y las viviendas de los daños», por lo que «estos se limitan a los causados por el vandalismo de los grupos armados» durante el tiempo que han permanecido en la ciudad.

La agencia asegura que los efectivos fueron recibidos con flores y arroz por los habitantes de la localidad de Alkseer, ubicada en Jisr al-Shughour, «negando los supuestos abusos cometidos por el Ejército».

Tras esta operación, las fuerzas sirias han iniciado la persecución de los insurgentes que tratan de huir a Turquía, atravesando las áreas montañosas que rodean la ciudad. Hasta el momento, han conseguido detener a algunos de ellos y confiscar sus ametralladoras.

Se calcula que unas 15.000 personas han abandonado la ciudad esta semana por el miedo y la falta de alimentos. Unas 4.000 habrían conseguido llegar a Turquía, mientras que otras 10.000 estarían refugiadas en los bosques cercanos. Tan solo quedaría un reducido grupo de militares desertores.

HALLAZGO DE UNA FOSA

Por otra parte, la agencia se hace eco de una noticia divulgada por la televisión estatal, según la cual las fuerzas sirias habrían hallado una fosa común con 12 cadáveres mutilados. Las víctimas serían efectivos de seguridad asesinados por los «grupos armados terroristas».

Al parecer, uno de los partícipes habría confesado el crimen, así como la violación y el asesinato de un número indeterminado de mujeres cuyos cuerpos habrían sido arrojados al río Orontes y la preparación de más fosas comunes para enterrar a los militares fallecidos.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído