Beirut y Bagdad expresan su descontento por la decisión de la Liga Arabe de suspender a Siria

Los gobiernos de Líbano e Irak, que no respaldaron las decisiones adoptadas este sábado por la Liga Arabe contra Siria, han expresado su descontento por la suspensión de las actividades de Siria en la organización. Un total de 18 países votaron a favor, mientras que Líbano, Yemen y Siria votaron en contra, e Irak se abstuvo.

El ministro de Exteriores libanés, Adnan Mansur, ha dicho que «la resolución adoptada por la Liga Arabe es peligrosa, ya que ha sido tomada contra un Estado miembro». «Estas decisiones no ayudan a resolver la crisis en Siria, sino que la llevan a una etapa crítica», ha subrayado, en declaraciones a la cadena de televisión libanesa Al Manar.

Asimismo, ha agregado que «la seguridad en Siria preserva la seguridad en la región. Mansur ya dijo el viernes que «Siria es un actor principal en el mundo árabe, y motivos (políticos) hacen que nos opongamos a esta resolución», según ha informado el diario libanés ‘An Nahar’.

Damasco acordó un plan de paz respaldado por la Liga Arabe la semana pasada, pero la violencia ha seguido sacudiendo el país, siendo noviembre, de momento, el mes más violento en los ocho meses de protestas. Naciones Unidas estima que unas 3.500 personas han fallecido en el país a causa de la represión del régimen sirio, 250 de ellas en lo que va de mes.

Por su parte, el portavoz del Gobierno iraquí, Alí al Dabbagh, ha descrito la manera en que la Liga Arabe ha votado la decisión de «inaceptable y marcada por un doble rasero».

Al Dabbagh ha dicho, en declaraciones al canal de televisión iraquí Al Iraqiya TV, que la Liga «debe ser la casa de todos los árabes, donde se solucionan los problemas» y no un lugar en el que internacionalizar la situación. «El caso es que esto (la decisión) dañará la seguridad de Siria, que es importante para Irak y otros países árabes», ha agregado.

Además, ha recalcado que el Gobierno iraquí apoya el diálogo directo entre el Gobierno sirio y la oposición «como única forma de alcanzar soluciones aceptables». «Apoyamos el diálogo con la oposición, pero no en la manera coercitiva en la que lo piden, que hace que el problema sirio se internacionalice», ha manifestado.

Al Dabbagh ha lamentado que algunos países en el organismo panárabe estén controlando las situaciones cuando en esos países la población civil «está sufriendo más que en Siria, aunque la Liga Arabe haya mantenido silencio sobre estos países».

El portavoz del Ejecutivo iraquí ha subrayado que Irak se opone a esta decisión «ya que cortará el canal de comunicación con el Gobierno sirio, por lo que la decisión de la Liga perderá su valor». Asimismo, ha señalado que la decisión viola la Carta de la Liga, ya que fue aprobada por una mayoría de dos tercios, y no por unanimidad, como requiere la Carta.

Sobre este asunto, Al Dabbagh ha apuntado que la fecha límite que se dio a Damasco para implementar la iniciativa de la Liga es «extraña» ya que «estaba limitada a unos pocos días».

Por último, ha argüido que Irak, como país vecino, «está preocupado sobre este asunto, ya que no somos Qatar, que no tiene fronteras directas con Siria o Jordania, y cuyos intereses no se van a ver afectados». «Tenemos intereses directos con Siria y Jordania, así como con otros países vecinos, y estamos preocupados porque la situación pueda desarrollarse hacia un futuro que tememos», ha apostillado Al Dabbagh, según ha informado la agencia de noticias estatal siria SANA.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído