Los cónsules de la UE piden el veto económico a las colonias judías

Los cónsules de la UE piden el veto económico a las colonias judías
Una colonia judía en Jerusalén Este (Israel) EFE/Archivo

Los representantes diplomáticos europeos en Jerusalén y Ramala han recomendado a la UE reforzar el apoyo a las instituciones palestinas en Jerusalén Este y el veto económico a las actividad colonizadora judía en la parte ocupada de la ciudad.

En un informe al que ha tenido acceso Efe, los diplomáticos alertan del deterioro de la situación en la zona palestina, denuncian el «sistemático» crecimiento de las colonias que «socava la solución de dos Estados» y recuerdan la necesidad «urgente» de tomar medidas de acuerdo al derecho internacional que considera «inadmisible» la adquisición de territorio por la fuerza.

El estudio repasa los principales problemas que afronta la población palestina de Jerusalén -un 37 %-, que atribuye a la política israelí de perpetuar su anexión ilegal de ese territorio «socavando la presencia palestina» y «enfatizando la identidad judía» de la ciudad, lo que «amenaza su diversidad religiosa» y alimenta los radicalismos.

Para atajar esa tendencia, los cónsules europeos recomiendan a los países miembros que promuevan el establecimiento de representación política palestina en Jerusalén Este.

Mientras Israel lo impida, los países europeos deben llenar ese vacío usando sus legaciones y residencias oficiales para recibir a representantes palestinos de alto nivel, y celebrar actos culturales y sociales.

Los diplomáticos proponen que se invite a la Comisión Europea a estudiar que se apruebe una legislación que impida o desincentive el apoyo financiero a las actividades de los colonos judíos en la parte ocupada de la ciudad.

Además, sugieren establecer un protocolo de actuación voluntaria para touroperadores que evite que el turismo europeo apoye las actividades de las colonias judías, como por ejemplo, que se hospede en hoteles israelíes en territorio ocupado a los palestinos o utilice servicios que supongan un beneficio económico a la empresa colonizadora.

Los cónsules piden que se garantice que los productos fabricados en los asentamientos judíos que se exportan a los países miembros no se beneficien del tratamiento preferencial que establecen los acuerdos de asociación UE-Israel.

La actividad colonizadora, recuerdan, se ha acelerado durante el 2011, año en que se han aprobado planes urbanísticos que ampliarán en cerca de 6.000 viviendas los asentamientos de Guiló, Ramat Shlomo y Givat Hamatos.

La demolición de casas palestinas, la no concesión de permisos de construcción, la retirada del estatus de residente, las carencias educativas y sanitarias, y las restricciones al movimiento son algunos de los puntos que más preocupan a los representantes europeos.

«Sin Jerusalén como capital de los dos Estados, nunca será posible un acuerdo sostenible de paz entre Israel y los palestinos», advierten los cónsules europeos.

Autor

Irene Ramirez

Irene Ramirez. Responsable de campañas en Grand Step. Fue redactora de Periodista Digital entre 2012 y 2013.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído