Irán pide «cooperación» a Occidente a cambio de transparencia en su programa nuclear

El secretario del Alto Consejo para Derechos Humanos de Irán, Mohammad Javad Larijani, ha pedido este jueves cooperación a la comunidad internacional antes de permitir la entrada de los inspectores de la Agencia Internacional de la Energía Atómica (AIEA) en la base militar de Parchin, al sur de Teherán, y ha negado que se hayan llevado a cabo experimentos nucleares en el lugar, pese a que se sospecha que probó explosivos para un dispositivo nuclear a principios de la pasada década.

«Si la comunidad occidental nos pide más transparencia, entonces debemos esperar más cooperación», ha dicho. El Grupo 5+1 –formado por Rusia, Estados Unidos, China, Francia, Reino Unido y Alemania– aceptó la oferta de Teherán de retomar las conversaciones sobre el programa nuclear iraní.

«La ecuación es simple. La comunidad occidental nos pide más transparencia. Lo que pedimos a cambio es cooperación. Quiero decir que son líneas paralelas. Un paso de transparencia por nuestra parte, un paso de cooperación por parte de Occidente. Tenemos sospechas de las intenciones de Estados Unidos y Occidente», ha valorado Larijani.

Este miércoles, Irán dio la bienvenida a la próxima ronda de negociaciones con el Grupo 5+1, y subrayó que ambas partes deberían fijar «la fecha y el lugar» para su celebración. Sin embargo, la comunidad internacional ha pedido la entrada de los inspectores a Parchin antes de la ronda de conversaciones.

En este sentido, ha dicho que esta entrada previa a las conversaciones «No contribuiría a generar confianza». Los inspectores de la AIEA visitaron Parchin en 2005, pero no entraron al edificio en que supuestamente se llevó a cabo la prueba.

SOSPECHAS DE LA AIEA

La semana pasada, el director de la AIEA, el japonés Yukiya Amano, dijo que no descartaba que Irán esté «limpiando» la base militar de Parchin antes de la llegada de los inspectores.

«Tenemos información de que hay algunas actividades en marcha allí», ha explicado Amano, en una entrevista concedida a Reuters. Al ser consultado sobre la posibilidad de que el régimen liderado por el ayatolá Alí Jamenei esté intentando limpiar de restos explosivos la base de Parchin, Amano no ha dudado en asegurar que «esa posibilidad no está excluida». «No podemos decirlo con seguridad porque no estamos allí», ha añadido.

En respuesta, Irán afirmó que permitiría la entrada de los inspectores en la base, pero sólo después de que se acordaran los detalles y alegó que abrir las puertas de las centrales para la visita de la AIEA no supone abrir las puertas de todas las bases militares del país. «Este asunto de Parchin es un asunto recurrente», ha dicho Larijani.

«Ya fue debatido, se entregaron muchas pruebas a la AIEA, y aún así, no se ha rechazado la nueva petición. Irán ha pedido en base a qué, qué tipo de pruebas quieren hacer, dónde quieren mirar y cuál será el resultado final», ha argumentado en declaraciones a la cadena de televisión estadounidense CNN.

Irán ha propuesto permitir «transparencia total» en su programa nuclear «con vigilancia humanitaria permanente», pero no de manera directa y únicamente si Occidente concede a Irán todos los derechos permitidos bajo el Tratado de No Proliferación Nuclear (TNP), del que es firmante.

Asimismo, Larijani se ha quejado de las sanciones impuestas por Occidente a Irán y ha dicho que van «más allá de lo injusto», aunque ha desmentido que estén siendo efectivas. «¿Detienen la capacidad de Irán para desarrollar sus instalaciones nucleares para fines pacíficos? Definitivamente no, así que son un fracaso», ha valorado.

ATAQUE CONTRA IRAN

Ante la posibilidad de un ataque contra Irán, Larijani ha dicho que Teherán no excluye la posibilidad de cerrar el estrecho de Ormuz, línea de paso del petróleo extraído en los países del Golfo, o un ataque con misiles contra Israel.

«Aquí me gustaría copiar las palabras del presidente (de Estados Unidos, Barack) Obama. Todas las posibilidades están sobre la mesa», ha dicho Larijani.

Por último, ha quitado importancia a los comentarios atribuidos al presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, hace varios años en los que sugirió que Israel debería ser borrado del mapa. Larijani ha puntualizado que esos comentarios no «tenían un significado militar» y que esa no es «la política de Irán».

Autor

Irene Ramirez

Irene Ramirez. Responsable de campañas en Grand Step. Fue redactora de Periodista Digital entre 2012 y 2013.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído