Al menos 30 personas mueren en el norte de Siria por los bombardeos del Ejército

Al menos 30 personas mueren en el norte de Siria por los bombardeos del Ejército
. EFE/Archivo

Al menos 30 personas murieron hoy en la localidad de Tal Rafaat, en la provincia siria de Alepo (norte), por los bombardeos del Ejército, indicó a Efe un portavoz de la oposición, horas antes de que venza el plazo para comenzar un alto el fuego en el país.

Las bombas destruyeron edificios enteros y causaron la muerte de treinta residentes de la zona, según el portavoz de los opositores Comités de Coordinación Local Emad Hosari, que informó de fuertes explosiones y tiroteos en la localidad de Izaz, también en Alepo.

Mientras, dos reclutas murieron en la localidad de Qatna, en los alrededores de Damasco, a manos de las fuerzas de seguridad tras haberse negado a disparar contra los civiles, al tiempo que una mujer perdió la vida en una redada en la zona de Al Quseir, en la provincia central de Homs.

En la provincia de Deir al Zur, ubicada en el este del país, las fuerzas sirias bombardearon la aldea de Mohasan y se enfrentaron a los rebeldes del Ejército Libre Sirio (ELS), según un comunicado de los Comités.

Dos explosiones sacudieron la misma ciudad de Deir al Zur, mientras que otros estallidos se escucharon en varias partes de las ciudades de Damasco y Alepo.

En la provincia septentrional de Idleb, las fuerzas del régimen quemaron los campos en una zona fronteriza con Turquía.

Dichas informaciones no pudieron ser confirmadas de forma independiente debido a las restricciones impuestas a los periodistas por parte de las autoridades sirias.

Estos nuevos actos de violencia tienen lugar antes de que venza el plazo dado hasta mañana para que se aplique en Siria el plan de paz propuesto por el enviado especial de la ONU y la Liga Árabe, Kofi Annan, que estipula el fin de la violencia.

En opinión de Hosari, el régimen del presidente sirio, Bachar al Asad, sigue matando y evitando cumplir con todas las propuestas de los países árabes para resolver el conflicto de forma pacífica.

«El ELS estaba dispuesto a respetar el cese de la violencia pero el régimen ya ha dejado clara su negativa a aceptarlo», aseguró el portavoz de los Comités, que también es miembro del Consejo Nacional Sirio, el principal órgano de la oposición en el exilio.

Según datos de la ONU, más de 9.000 personas han muerto en Siria desde que comenzaran las revueltas populares en marzo de 2011, mientras que más de 200.000 se han desplazado a otras zonas dentro del país y 30.000 se han refugiado en el extranjero.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído