Según la autopsia, la causa directa de la muerte fueron las quemaduras, que cubrieron el 90% de su cuerpo

El joven palestino asesinado en Jerusalén fue quemado vivo

Israel bombardea tres objetivos de Hamas en el sur de Gaza

El joven palestino asesinado en Jerusalén fue quemado vivo
Los israeliés Eyal Yifrah, de 19 años y residente en Elad (Israel); Gilad Shaar, de 16 y residente en Talmon (Cisjordania) y Naftali Frenkel. IS

El adolescente palestino asesinado el pasado miércoles en Jerusalén todavía estaba con vida cuando fue cruelmente quemado, según datos del médico forense palestino que supervisó la autopsia realizada al joven Mohamed Abu Jadeir.

Los restos carbonizados de Jadeir aparecieron a las pocas horas de su asesinato en un bosque cercano a la ciudad. La indignación por el asesinato desencadenó una ola de protestas violentas en varios barrios árabes de Jerusalén y otras localidades del norte y el centro del país.

La gran mayoría de los árabes-israelíes y palestinos consideran que el adolescente fue asesinado por extremistas judíos que buscaban venganza por el anterior secuestro y asesinato de tres jóvenes judíos en Cisjordania.

Fue el fiscal general palestino, Mohamed Abdel Ghani Uweili, quien aseguró ayer a la prensa que la autopsia indica que el joven tenía restos de hollín en los pulmones y vías respiratorias, lo que consideró como prueba de que aún respiraba cuando fue quemado.

De confirmarse tal extremo, los ánimos podrían exaltarse todavía más entre la población árabe, sobre todo teniendo en cuenta que, desde el funeral de Abu Jadeir, no han dejado de sucederse las protestas espontáneas, que se han tornado violentas en varias ciudades árabes de Israel.

«La causa directa de la muerte fueron las quemaduras que sufrió como resultado del fuego», aseguró Al Uweili. El fiscal citó el informe forense de Saber al Aloul, director del Instituto Forense Palestino, que estuvo presente durante la autopsia realizada en Tel Aviv el pasado jueves.

De acuerdo con este informe, el joven tenía el 90 por ciento del cuerpo carbonizado y una fuerte herida en la cabeza, pero lo que le mató fue el fuego. El asesinato de Jadeir ha provocado los peores disturbios que se recuerdan en años en la Ciudad Santa, en tanto la ira y la frustración de la comunidad árabe amenaza con extenderse por todo el territorio.

Este viernes hubo fuertes enfrentamientos con la policía en localidades israelíes del norte de mayoría árabe como Taibe, Nazaret o Arara.
Violencia que no cesa

Por la tarde, las protestas violentas también llegaron a la ciudad vieja de Jerusalén, un polvorín en potencia, debido a la cercanía en la que viven (que no conviven), judíos y árabes en un espacio muy reducido.

Esta semana judíos extremistas contribuyeron también al ambiente asfixiante de odio racial en Jerusalén durante una manifestación en el centro de la ciudad al grito de «!Muerte a los árabes!».

En el resto del país, ciudadanos árabes han subido a redes sociales vídeos y comentarios sobre ataques espontáneos, sobre todo verbales. En uno de estos vídeos, se puede ver a un hombre, aparentemente judío, intentando agredir a un árabe en un autobús.

 

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído